corral de bustos Auditoría de UNC detectó $ 1,5 millón más de deuda municipal que lo declarado por ex intendente

El trabajo contable confirmó que la deuda era de $ 3,8 millones. La cifra representa una diferencia del 65% con lo admitido. Las actuales autoridades no descartaron ir a la Justicia.
CORRAL DE BUSTOS - IFFLINGER - La administración municipal de Corral de Bustos que encabeza el intendente Héctor Pagani presentó a los vecinos el resultado de la auditoria realizada para verificar la deuda que dejó la gestión anterior de Gustavo Torre.

El resultado del trabajo contable y jurídico de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) arrojó una diferencia del 65 por ciento respecto a lo informado por las autoridades salientes.

Luego de 7 meses de trabajo, los especialistas de la UNC entregaron al Departamento Ejecutivo Municipal el informe con los números sobre las finanzas comunales. “La deuda que registraba la Municipalidad de Corral de Bustos-Ifflinger al 14 de diciembre de 2007 era de 3.836.314,67 pesos, una diferencia de 1.521.679,94 con relación a lo informado por las autoridades salientes”, indica el texto del trabajo contable.

Esta cifra es un 65,75 por ciento superior a lo que figuraba en el acta de transferencia, según demostraron los peritos contables de la Universidad.

Con el objeto de conocer las conclusiones de esta auditoría, el Concejo Deliberante llevó a cabo una sesión especial en un salón anexo. Allí los ediles pudieron conocer datos precisos presentados por los auditores provenientes de la Universidad de Córdoba. Además participaron de la reunión representantes de los partidos políticos locales y público en general.

Alberto Scarabaglieri, uno de los contadores presentes, señaló en referencia a la administración auditada que “no estaba ordenada, no se controlaban los activos y esto dejaba una puerta abierta a errores, sustracciones o desvíos que podían ser involuntarios o no, porque no existía el control”.

Sin bien el dato más relevante era la deuda real que posee el municipio, quedó en evidencia además una serie de puntos que fueron explicados en detalles por los autores del trabajo.

Entre otras cosas constataron “la inexistencia de políticas de control para salvaguardar el erario municipal, asignación de funciones incompatibles para una misma empleada municipal (dentro del área de tesorería y contabilidad), inexistencia de una estructura funcional para tesorería y de presupuestos para constatar gastos y desviaciones”.

Por otra parte, asegura que “el pago en efectivo era una práctica normal, y que se detectó una “incompleta documentación de comprobantes de pagos respaldatorios y autorizaciones”.

También destacaron la falta de políticas para “mejorar la recaudación, cobro de deudas y desactualización en la base de datos de los vecinos”.

Analizando números

Desde el municipio habían manifestado que el informe era “de vital importancia para poder comprender, la situación económica”, y consideraban que debían compartir la información con los ciudadanos.

En diálogo con los medios locales, el intendente Pagani sostuvo al finalizar la presentación que iba a analizar primero los números arrojados para saber “como continuar. La idea nuestra es crecer y avanzar, queremos que esto nos sirva para aprender de los errores y eventualmente analizaremos si tenemos que encarar otras acciones”.

De esta manera no desestimó la posibilidad que el municipio inicie procesos judiciales contra quienes estuvieron al frente de la administración anterior.

El actual jefe comunal aseguró que aunque preveían alguna anomalía en los datos presentados por su antecesor en el acta de transferencia, no esperaban que la diferencia sea del 65 por ciento.

Los ediles del bloque de Unión Cívica Radical, partido que gobernó el anterior período, no realizaron consultas argumentando que no habían tenido la posibilidad de contar con el trabajo con el tiempo previo suficiente para analizarlo.

Comentá la nota