La Corporación pidió diferir pago de impuestos por la crisis sanitaria y comercial.

La Corporación del Comercio, Industria y Servicios de Bahía Blanca, mostró su preocupación por la caída económica. Además adhirió a las medidas que el intendente Cristian Breitenstein adoptó para la ciudad en función de la preocupación por la incidencia de la Gripe A.
Los dirigentes empresarios decidieron "apoyar al Jefe comunal por su actitud mesurada, no decretando el cierre de los comercios, sino realizando las recomendaciones correspondientes a la población a fin de minimizar el efecto de la gripe A y organizando los centros de atención sanitaria, para atender aquellos casos mas graves".

Asimismo, y ante la caída de las ventas agravada por esta enfermedad y por el temor que se ha generado al respecto, peticionará ante las autoridades Nacionales, Provinciales y Municipales, un diferimiento en el pago de las obligaciones tributarias.

Esto es por entender que los comercios en general deben priorizar el cumplimiento de sus obligaciones en sueldos, alquileres y pago a proveedores, para evitar una desaceleración aun mayor de la economía local.

Comentá la nota