El coro oficial pidió la renuncia del vice

El coro oficial pidió la renuncia del vice
Después de que la Presidenta abrió el grifo de las críticas contra Julio Cobos, el mendocino padeció una catarata de pedidos para que deje el cargo. El jefe del Senado está decidido a permanecer en funciones hasta que lance su candidatura oficial en 2011.
Bastó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tirara la primera piedra para que todo el arco oficialista saliera a tildar de "traidor" a Julio Cobos y le pidiera su renuncia. A pesar de las críticas, el vicepresidente resolvió mantener intacta su estrategia y no renunciará hasta que no oficialice su campaña presidencial en 2011.

Antes de alejarse de los flashes mediáticos y llamarse a silencio, desafió a sus ex compañeros de la Concertación Plural: "No voy a renunciar, anímense a pedir el juicio político".

Tras la suspensión del viaje a China de la jefa de Estado por considerar que su vice "no cumple su rol y obstruye", el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, fue uno de los primeros en pegarle al mendocino. "Cobos está usando mal la institución de la vicepresidencia y por eso tiene que renunciar y dar un paso al costado para que funcionen las instituciones", sostuvo el legislador.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se sumó a defender la decisión presidencial y señaló que "Cobos, cada vez que puede, se opone a las medidas del Gobierno", y subrayó que, "si siempre pone palos en la rueda, por qué creerle en esta oportunidad".

El vicepresidente había advertido que no realizaría ninguna acción fuera de su rol mientras Fernández de Kirchner estuviera en el exterior.

Al unísono, el legislador oficialista Francisco "Tito" Nenna; el titular del bloque de senadores kirchneristas, Miguel Ángel Pichetto; el diputado nacional José María Díaz Bancalari; y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, salieron a respaldar la estrategia K. "Es un símbolo de la traición", sentenció el líder camionero.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, evocó sus años en los que compartió el Poder Ejecutivo con Néstor Kirchner y le recomendó a Cobos "hacer una profunda autocrítica y rever posiciones", y le recordó: "El presidente o la presidenta son los que mandan".

Atento al aluvión de críticas, Cobos pasó el día en su despacho, junto a sus colaboradores, analizando los posibles pasos a seguir; mientras espera que llegue al Senado la convocatoria de la Presidenta para formar la comisión bicameral especial, que debe evaluar la conducta de presidente del Banco Central, Martín Redrado.

"¿Para qué queremos quilombo? Cobos tiene una imagen alta y no quiere estar en el centro de la escena. El kirchnerismo lanzó ese rumor de que Julio iba a llamar a sesiones extraordinarias cuando Cristina estuviera en China para dañar su imagen", señaló un hombre de extrema confianza del titular del Senado.

El diputado Enrique Thomas abogó esa teoría: "Los Kirchner culpan a Cobos para disimular los problemas de caja que tienen y para tapar sus propias torpezas. Lo atacan porque representa lo opuesto y quieren hacerlo quedar como un conspirador". Por su parte, el titular de Consenso Federal en Mendoza, Juan Carlos Jaliff, negó que Cobos fuera a renunciar a su cargo porque está "comprometido con la gente".

Más allá de que el vicepresidente tiene en sus manos el poder de desempatar varios de los debates que se librarán en la Cámara alta, el Ejecutivo necesita sacar a Cobos del Senado –espacio donde el kirchnerismo tiene alguna chance durante este año– porque su despacho podría transformarse en la usina de captación de los senadores que están a mitad de camino entre el oficialismo y la oposición.

Antes de viajar a Mendoza, el mismo Cobos se animó a retar a sus detractores y los llamó a que le hicieran un juicio político (ver recuadro). Desde su entorno sostuvieron: "Lo mejor que nos puede pasar es que nos lleven hasta el juicio político. Lo van a convertir en un mártir, en un héroe republicano".

Cobos a los Kirchner: "Anímense a pedir el juicio político"

Los principales funcionarios kirchneristas le pidieron la renuncia.

-¿Piensa renunciar?

–Olvídense de que Cobos renuncie.

–Cada tanto el kirchnerismo inicia una ofensiva pidiéndole un paso al costado. ¿Cómo se resuelve esta situación?

–Siempre dije que la única forma es mediante un juicio político. Anímense a pedirlo. Los que me critican son funcionarios públicos que están obligados a denunciarme si es que tienen elementos para hacerlo. De lo contrario estarían incumpliendo con sus deberes. Mi candidatura no fue testimonial como la de ellos.

–¿Cree que el kirchnerismo no tiene motivos para denunciarlo?

–Me atribuyen a mí lo que hacen ellos. Me acusan de desestabilizador pero parece que la figura del vicepresidente puede ser motivo de escarnio por parte de cualquier funcionario. Eso es destituyente. Insisto en que me inicien un juicio político.

–¿No es llamativo que le pidan la renuncia cuando usted tiene que presidir la bicameral que entiende en la destitución de Martín Redrado y antes de la preparatoria del Senado?

–Yo me voy a concentrar en el caso Redrado. Quiero que la comisión comience a sesionar lo más rápido posible. Intentaré que el lunes se concrete la primera reunión. Que nadie especule con que yo tengo intenciones de dilatar el tema.

–¿La Presidenta debe derogar el decreto 18 antes de que comience el procedimiento de remoción?

–Tenemos que encontrar una solución razonable. No pretendo esquivar el fondo de la cuestión. Tampoco tengo una decisión anticipada y aclaro que se debe garantizar el derecho de defensa y escuchar la acusación. Desde un primer momento dije que el Gobierno no necesitaba un DNU para separar a Redrado. Ahora la comisión debe resolver el tema y destrabar esta situación en la que quedó el Gobierno.

Comentá la nota