Cornejo pidió el juicio político de Medina que lo investiga por U$S 25.000 perdidos.

En un intento por frenar la investigación por la desaparición de 25 mil dólares de una causa de drogas que estaba a su cargo, el hoy juez de la Corte Abel Cornejo recusó a varios funcionarios de la justicia federal; implicó en una maniobra mafiosa al abogado Raymundo Sosa y pidió el juicio político del juez Miguel Medina.
Entre el 13 y 20 de abril pasado, el ex juez federal desplegó una serie de planteos ante la justicia federal y el Consejo de la Magistratura en busca de frenar la investigación que el juez Federal 2, lleva adelante por la desaparición de 25 mil dólares, de una causa de narcotráfico que tenía a su cargo cuando era el juez Federal 1.

Los ribetes de este nuevo escándalo judicial fueron revelados por el quincenario La Voz de Salta, que dio cuenta de un recurso de nulidad planteado por Cornejo en torno a las actuaciones iniciadas por Medina y el fiscal federal Ricardo Toranzos, quienes, hasta el momento pudieron establecer un faltante de 25 mil dólares de la causa caratulada Walter Mamani y otros por tenencia y transporte de estupefaciente, correspondiente a un mega operativo realizado en Salta y Buenos Aires, donde se secuestraron 20 kilos de cocaína, autos de lujo y la suma de 91.500 dólares.

Dicha causa fue iniciada por el ex juez federal Ricardo Lona en marzo de 1992, aunque luego, cuando la banda llegó a juicio a fines del 1993, fue Cornejo, quien ya era juez federal 1, los juzgó y condenó. Desde esa fecha se descomnoce el paradero de los 91.500 dólares, dinero por el cual recién comenzaron a preguntarse a mediados del año pasado, por una denuncia anónima ante la Procuración General de la Nación dio cuenta de que el dinero habría sido utilizada por Cornejo para construir una casa en Tres Cerritos.

Al enterarse de que estaban buscando el dinero, y a dos meses de haber asumido como juez de Corte, Cornejo respondió con un descargo en el que si bien reconoció la irregularidad, trató de tomar distancia de la misma con una boleta de depósito que, según fuentes judiciales, no alcanza a igualar el monto de dinero buscado. Ante la promoción penal que estaba al caer, el juez de Corte recusó a Toranzos y a los otros dos fiscales, Eduardo Villalba y José Pérez y a Medina.

Pérez y Medina rechazaron las recusaciones, planteada por supuesta enemistad manifiesta en contra de Cornejo, tras lo cual el ministro de Corte volvió a recusarlos, aunque esta vez también fue en contra de la secretaria del juzgado federal 2, María Isabel Falú. En la nueva recusación hecha contra Medina, el ministro de Corte sostuvo que habría sido víctima de un "apriete" del abogado Raymundo Sosa en nombre de Medina.

La Voz de Salta reveló también que el 20 de abril, Cornejo viajó a Buenos Aires y pidió el juicio político de Medina ante la Comisión de Disciplina del Consejo de la Magistratura, donde reveló que se siente víctima de una venganza mafiosa orquestada por Medina, Sosa, Joaquín Guil y su mentor, Ricardo Lona, con quien está enemistado desde hace más de una década. Cornejo recusó por tercera vez a Medina y agregó otras acusaciones en contra de otros funcionarios de la justicia federal, entre ellos una secretaria de apellido Jiménez.

Medina rechazó las acusaciones y dio a entender que todo se trataría de una maniobra para desviar la atención del principal objetivo de la investigación, y que con el pedido de juicio político busca ejercer presión en los jueces de la Cámara de Apelaciones que deberán resolver este asunto, a fin de que la investigación por los 25 mil dólares siga su curso.

Comentá la nota