Cornejo, Fayad y parte de la UCR amenazan con marginar al Confe

En la fría noche del jueves pasado, un grupo de radicales decidió dar un ultimátum a los dirigentes cobistas que integran el Confe (Consenso Federal) para que regresen a la UCR.
Quieren que el radicalismo lidere el Frente Cívico Federal (que encabeza el vicepresidente Julio Cobos y está conformado por varios partidos) y amenazan con tratar a los cobistas que no quieran volver como una fuerza minoritaria.

El encuentro fue en la casa del interventor radical, Carlos Le Donne, y contó con varios protagonistas, la mayoría de un sector de la línea interna denominada Causa y tres intendentes. Participaron el senador nacional Ernesto Sanz (quien suena para presidir el partido a nivel nacional), el ex diputado nacional Luis Borsani, el senador provincial Leopoldo Cairone, el diputado provincial electo Omar De Miguel y los jefes comunales Alfredo Cornejo (que administra Godoy Cruz y fue el cobista que encabezó el retorno a la UCR), Eduardo Giner (Tunuyán) y Victor Fayad (gobierna Capital y en los últimos días ha dejado de lado su postura hipercrítica hacia la unificación radical).

"Hemos concluido que la resistencia de dirigentes del Confe para volver está paralizando el proceso de unidad de la UCR", afirmó Le Donne ayer a Los Andes. El interventor radical advirtió que el partido que armó Cobos cuando fue expulsado de la UCR "debería integrarse al radicalismo, que debe ser la columna vertebral del Frente Cívico Federal".

La intervención de la UCR caducará el 22 de noviembre cuando se celebren las elecciones internas del partido para elegir autoridades. Para esa fecha clave es que los radicales que participaron el jueves del cónclave buscan conformar una lista de unidad que evite la disputa entre distintos sectores. Pero los cobistas que aún integran el Confe no quieren participar porque pretenden mantener esa estructura partidaria antes que retornar al radicalismo.

"No se está cumpliendo con la segunda etapa que nos planteamos, que era la vuelta de todos para que el radicalismo pueda estar unificado. Vamos a hablar con (el presidente del Confe) Juan Carlos Jaliff para pedirles que vuelvan. Hay que entender que hoy el radicalismo tiene 150 mil afiliados (con las nuevas reafiliaciones) y el Confe

se va a quedar con 7 mil", lanzó en clara alusión a la diferencia de peso entre ambas fuerzas.

En tanto, Cornejo llamó a conformar "una lista de unidad" para noviembre y ponderó el trabajo en conjunto entre los tres intendentes. En el encuentro se habló también de lograr que los tres intendentes del Este, Mario Abed (Junín), Gerardo del Río (Rivadavia) y Gustavo Pinto (La Paz), que hoy integran el Confe, se sumen a esa metodología de trabajo.

Consultado, Jaliff dijo no saber nada de esa reunión e insistió: "Nosotros pensamos que éste no es el momento de volver al radicalismo y ya a lo hemos expresado en un documento que elaboramos hace 15 días".

En ese escrito, los dirigentes cobistas expresaron textualmente, entre otras cosas: "No podemos volver al pasado, de nuestras conductas de hoy depende la credibilidad que tendremos mañana. Un ineludible gesto de lealtad y respeto hacia aquellos que compartieron la conformación del frente electoral y muchos años de militancia, así nos lo impone".

El ex vicegobernador aceptó que el Vicepresidente les ha pedido que vuelvan al radicalismo, pero concluyó: "Cobos nos ha hecho ese pedido, pero nosotros le hemos dado nuestro parecer".

Comentá la nota