Cornejo y Fayad apoyan al IPV en su pelea con Abed

El intendente de Junín había dicho que podía construir con 75 mil pesos las casas que al IPV le cuestan 100 mil. El Instituto defendió sus costos con ayuda opositora.

Los responsables del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) ayer salieron a mostrar los números de cuánto cuesta una vivienda social para contraponer a los costos que -el martes- mostró el intendente de Junín, Mario Abed, mientras se intentaba sancionar la fallida Ley de Vivienda.

Para avalar la postura oficial, el presidente del directorio del IPV, Carmelo Simó, apareció rodeado por un par de colaboradores y de los directores de Vivienda de los municipios más grandes.

Entre ellos, dos radicales. El de Godoy Cruz, Alejandro Abraham, y el de Capital, Raúl Cicero. Todos intentaron minimizar la visibilidad que adquirió el cobista Abed; enfrentado con el godoicruceño Alfredo Cornejo por no querer disolver el partido que creó Julio Cobos -Confe- para volver al radicalismo.

El martes, el juninense mostró que podía construir una casa como las del Instituto por $ 75.000; además de la famosa vivienda para paliar la emergencia que había levantado por $ 20.000. Dijo que sólo necesitaba que la Provincia le descentralizara fondos para poder hacer más viviendas conociendo su departamento.

El IPV y sus aliados no tardaron en reaccionar y demostraron, detalladamente, lo que le cuesta construir una casa. Se estimó en $ 73.283 el costo de una casa de 54 metros cuadrados y en $ 99.700 el precio indicativo para llamar a licitación.

"Esto es en base a un análisis de costos ítem por ítem que se viene repitiendo sistemáticamente desde hace años", aclaró Simó, al mismo tiempo que agregó que los $ 110.000 de los que suele hablarse por cada vivienda es porque se incluye infraestructura y urbanización; algo que varía en cada barrio.

El funcionario aseguró que, para que la gente se quedara aún más tranquila, la Universidad Nacional de Cuyo supervisaría esos números. "Estamos preocupados porque se han emitido opiniones sobre cuánto cuesta hacer una casa del IPV y queremos decirle a la gente que las licitaciones se realizan de manera transparente", insistió.

Sin mencionar de manera directa a Abed, expresó que temían que la gente dejara de pagar su cuota pensando que -en realidad- la casa era más barata de lo que se había explicado.

"Hay que tener en cuenta que el nivel de terminación y calidad que se exige es superior tanto en muros como en ladrillos", argumentó el secretario técnico del Instituto, Juan Videla.

El arquitecto, que admitió que las casas se entregaban sin cerámicos pero con un buen contrapiso entre otras garantías de calidad, expresó que no conocía las fuentes de los números de Abed, pero recordó que a las empresas que intervenían en la construcción se les exigía trabajo en blanco y otros impuestos que influían en el precio final.

Además de la explicación puntillosa y de la carpeta que entregaron los funcionarios del Instituto, Cicero y Abraham destacaron "la gran cantidad de villas erradicadas en los últimos tiempos", al mismo tiempo que ponderaron el rol del IPV como administrador de recursos y licitaciones que los mismos municipios priorizan.

"No es necesario que los municipios manejen dinero", sostuvo Cicero, ex jefe del IPV durante la gestión de Julio Cobos, mientras Videla aclaraba que si las comunas encontraban mejores precios con los mismos requisitos que exige la Nación para construir casas, pueden presentar los papeles y lograr más viviendas para su departamento.

El representante de Godoy Cruz, en tanto, contó que en su comuna habían realizado módulos de 16 metros cuadrados por 24 mil pesos gracias al Programa de Mejoramiento Barrial (Promeba) para ampliar los hogares de quienes viven en las condiciones más humildes.

Ambos no perdieron tiempo en fustigar a los medios de comunicación por las "informaciones erróneas que publican acerca de las viviendas", mostrándose más oficialistas que el resto de los presentes.

Al encuentro también asistieron los directores de Vivienda de las comunas de Maipú - Fabián Villa-, Las Heras - Mabel Iannizzotto-, San Martín -Alfredo Giménez-, Luján -Daniel Pizza- y Guaymallén -Carlos Herrera-. Ellos, en general, evitaron meterse en consideraciones políticas puntuales pero apoyaron los dichos de sus pares.

Comentá la nota