Cordón umbilical judicializado

Cordón umbilical judicializado
Un juez declaró inconstitucional la resolución del Incucai que incorpora las células de cordón umbilical a un registro nacional de donantes. El fallo es válido sólo para ese caso, promovido por un banco comercial de células.
El juez Guillermo Rossi aceptó un amparo presentado por el abogado de un banco comercial de células de cordón umbilical, en nombre de los padres del bebé, y prohibió que esas células puedan ser utilizadas por ningún otro niño que las necesite para sobrevivir. Para hacerlo, declaró inconstitucional la resolución del Incucai que incorpora lo atesorado en bancos comerciales al Registro Nacional de Donantes de Células Hematopoyéticas. Ya en junio del año pasado, la jueza santafesina Sylvia Aramberri había tomado una medida similar –que, como la de Rossi, no está firme– en beneficio de una empresa comercial rosarina. Tanto entonces como ahora, los especialistas consultados por este diario rechazaron los fallos en favor de los bancos comerciales, que en países como Italia, Francia y Bélgica directamente están prohibidos. Entre tanto, el Banco de Sangre de Cordón Umbilical del Hospital Garrahan recibió ya 2000 donaciones que, "por tener el perfil étnico de nuestra población, permiten efectuar trasplantes que de otro modo no se lograrían", señaló su directora.

La Resolución 69/09 del Incucai, de abril del año pasado, estableció que las células de cordón de los bancos comerciales deben incorporarse al Registro Nacional de Donantes de Células Hematopoyéticas, integrado a una red internacional validada por la OMS. Guillermo Rossi –juez de primera instancia en lo Contencioso Administrativo– declaró inconstitucional esa medida por considerarla "violación directa al principio de la libertad individual". Hizo así lugar al amparo requerido por el abogado de uno de estos bancos, radicado en la ciudad de Buenos Aires, en representación de un matrimonio que requería "la extracción y conservación de células correspondientes a su hija para su eventual uso autólogo", es decir, para sí misma.

Sin embargo, "el uso para la misma persona suele estar contraindicado –explicó Ana del Pozo, jefa de Hematología del Garrahan y titular del Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical de ese hospital–: estudios publicados muestran cómo las condiciones que dan lugar a una leucemia u otras enfermedades están ya presentes en la sangre del cordón".

"Lo que sí se indica –explicó la médica– es, en caso de necesidad, el uso para familiares. Y en el Garrahan tenemos un banco familiar: si, por ejemplo, un chico tiene o tuvo leucemia y la madre se embaraza, preservamos la sangre del cordón del recién nacido. Ya hicimos diez trasplantes con sangre colectada de un hermano. De todos modos, la compatibilidad de tejidos con el hermano no está garantizada y la cantidad de células colectadas puede ser insuficiente: entonces hay que recurrir al Registro Nacional, y por eso los bancos públicos son tan importantes."

En cuanto a los bancos comerciales, "en Italia, Francia y Bélgica están prohibidos –señaló Del Pozo–. En España hay una norma similar a la que dictó el Incucai; en Estados Unidos y Gran Bretaña, los bancos comerciales están permitidos pero bajo normas que controlan estrictamente la publicidad y contemplan al riesgo de intereses cruzados entre los que promueven la colecta y el banco comercial". La preservación de células de cordón suele ser promovida por empresas de fertilización asistida asociadas con bancos comerciales.

El Banco de Sangre de Cordón Umbilical del Garrahan se fundó en 2005. "Ya tenemos más de 2000 unidades preservadas, y mil de ellas ya figuran en el Registro internacional." Estas células "tienen el perfil de la composición étnica argentina, desde los pueblos originarios hasta los europeos de distintos orígenes; esta composición no suele hallarse en los registros de otros lugares del mundo, de modo que muchos pacientes necesitados de trasplante, en la Argentina o en otros países latinoamericanos, sólo acá encuentran donante", explicó Del Pozo. Las células sirven para atender las mismas enfermedades que se tratan con trasplante de médula ósea: leucemias, linfomas, talasemia mayor, enfermedades inmunológicas hereditarias y otras.

El Banco Público del Garrahan recibe donaciones a partir de nacimientos en la maternidad Sardá, el Hospital Santojanni e instituciones privadas como los sanatorios Suizo Argentino, Mater Dei y Otamendi. "El 35 por ciento de las donaciones vienen de institutos privados", comentó Del Pozo. Hay centros de colecta en las provincias de Santa Fe, Chaco y se gestionan convenios con las provincias de Corrientes, Jujuy y Salta. Se puede obtener más información en: bscu@garrahan.gov.ar; (011) 4308-2653 o (011) 4308-4300, internos 1731 o 1304.

Comentá la nota