Los cordobeses se encuentran entre los habitantes del país con menor índice de mora en sus créditos bancarios, de acuerdo a un estudio realizado por la consultora abeceb.com. En efecto, según datos del primer trimestre del año la cartera de préstamos en s

El principal foco es cerca de Cuesta Blanca y tiene cuatro kilómetros de frente. El cambio de viento puede agravar la situación.
Tiene un frente de unos cuatro kilómetros. A pesar del paso de las horas, no se detiene. Su principal alimento es la vegetación autóctona, reseca por la sequía de hace meses, y las constantes ráfagas de viento. Se trata del incendio que se inició el sábado a la tarde en la base del camino a las Altas Cumbres, en la zona de Cuesta Blanca, a 20 kilómetros de la ciudad de Villa Carlos Paz. Pese al intenso trabajo de los bomberos y de los aviones hidrantes, la pared de fuego sigue activa y avanza sin pausa.

Para peor, para el cierre de esta edición y para la madrugada de hoy se esperaba un cambio en la rotación del viento, lo que generaría un incremento de las llamas y, a la vez, el riesgo de que el fuego se dirija hacia zonas pobladas: Cuesta Blanca, Icho Cruz y San Antonio de Arredondo son algunas de las principales poblaciones en riesgo.

Así lo precisaron a este diario los responsables del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

A todo esto, el camino a las Altas Cumbres fue interrumpido al tránsito preventivamente durante algunas horas.

"La situación está complicadísima. El viento y la sequía dificultan nuestro trabajo. Sabemos que el viento va a cambiar y va a generar un incendio de interfase, con lo que se pondrá en riesgo a varias poblaciones", dijo anoche a este diario, Marcelo Colombatti, director del Plan. "Estamos trabajando a full, listos para cualquier emergencia. Y estamos convocando a más bomberos de otros cuarteles para el trabajo", añadió.

Afortunadamente, hasta ahora, el fuego –que es intencional, según las autoridades– no provocó lesionados. Tampoco hay personas evacuadas.

El mismo incendio se expande a Las Jarillas, un paraje donde también hay pobladores.

Más frentes de fuego. Además de este frente, se mantenía activo otro foco de fuego en Estancia San Bernardo, paraje ubicado en inmediaciones del viejo camino a las Altas Cumbres, que va de Copina a Traslasierra, al oeste provincial.

Y hay otro incendio que no pudo ser sofocado por completo en cercanías de la ciudad de La Calera, en proximidades del dique San Roque. Por fortuna, hasta ahora, no había riesgo de que las llamas avanzaran hacia la zona poblada.

Diego Concha, subdirector del Plan Provincial de Manejo del Fuego, indicó que es complicada la labor en esa área, dado que había mucho viento y por la topografía del lugar.

El bombero indicó que hay quebradas pronunciadas en las montañas y que por ello no se puede llegar con autobombas. Sólo se puede combatir las llamas con bomberos munidos de chicotes y mochilas de agua que cargan sobre sus espaldas. "Es muy difícil sobrevolar con el helicóptero", dijo Concha.

Bomberos golpeados. Concha indicó que algunos bomberos que combaten las llamas en la zona de La Calera resultaron "golpeados" por el desprendimiento de piedras.

Ya el sábado se había interrumpido preventivamente el tránsito de automóviles por ese sector, dado el riesgo de la caída de rocas desde lo alto de las montañas, por culpa de las llamas.

Anoche se indicó que este incendio había sido controlado, de todas maneras esa situación podía modificarse dado las fuertes ráfagas de viento.

Para peor, sin lluvias. Lo que complica aun más la situación es que no hay pronósticos de lluvias para el corto plazo. A raíz de la sequía reinante, las pasturas y el bosque serrano se convierten en el alimento ideal para las llamas.

El pronóstico del tiempo difundido ayer daba cuenta de que para las próximas horas se espera clima seco, despejado y frío por la mañana. A su vez se aguarda una disminución del porcentaje de la humedad. Para peor, a partir de mañana podría registrarse un ligero aumento de la temperatura.

En la lucha contra el fuego, están trabajando numerosos bomberos voluntarios de distintos cuarteles de la región, quienes cuentan con el apoyo de aviones hidrantes del Plan Provincial de Manejo del Fuego. Paralelamente, el Ejército colabora con soldados voluntarios y con un helicóptero.

La semana pasada tampoco fue fácil para los bomberos, ya que debieron trabajar en las extinciones de varios incendios.

Desde el Gobierno se indicó que todos los bomberos voluntarios son asistidos con comida y provisiones necesarias para el desempeño de sus funciones.

Comentá la nota