El PJ cordobés festejará el 17 de octubre en un solo acto

En lo que intentará ser un mensaje de unidad hacia la militancia, el justicialismo de Córdoba festejará en un solo acto el Día de la Lealtad Peronista.
Juan Schiaretti iba a ser la figura central de la convocatoria, pero la novedad de las últimas horas es que José Manuel de la Sota bajó una orden a su tropa: asistir, como un gesto de acercamiento, luego de un año de disputas públicas.

El acto será el viernes 16, en el pabellón Verde de Ferial, en lo que el peronismo cordobés denominó "la vigilia del Día de la Lealtad".

La organización del festejo fue fogoneada desde la Casa de las Tejas e iba a tener al gobernador Schiaretti como orador central.

Sin embargo, en los últimos días hubo contactos de intendentes y legisladores con De la Sota, quien ayer bajó la orden de asistir a su dirigencia de la Capital. No está confirmada la presencia del ex gobernador.

"El peronismo dividido no le sirve nadie, sólo a la oposición", es la frase que repiten delasotistas y schiarettistas, como una manera de bajar los decibeles del enfrentamiento entre el gobernador y su antecesor.

Precisamente, el 17 de octubre del año pasado, cuando De la Sota encabezó un acto en el Club Juniors –en lo que fue su regreso al escenario político provincial– generó el primer roce fuerte con Schiaretti.

En aquel momento, cuando en la Casa de las Tejas se enteraron de los preparativos del acto delasotista, el gobernador mandó a organizar otro festejo en el sindicato de empleados de Correo (Alecyt).

Desde entonces siempre fue tensa la relación entre el gobernador y su antecesor. De la Sota exigió la conducción del PJ y Schiaretti resistió la embestida.

Más allá de que evitaron la interna, a Schiaretti y a De la Sota los divide un muro de desconfianza.

El acto único del viernes próximo es un intento por abonar la unidad del peronismo cordobés. Aunque Schiaretti y De la Sota transitan por caminos distintos en la interna nacional del partido.

El gobernador se inscribe en el peronismo disidente, en el sector que orienta el senador Carlos Reutemann. Los voceros de Schiaretti se preocupan en aclarar que la reunión que mantuvo días pasados con los Kirchner fue para mejorar "la relación institucional", pero descartan un acercamiento político del gobernador con el matrimonio K.

Mientras que De la Sota no declinó sus ambición de ser candidato a presidente. Con ese objetivo, en los últimos meses tuvo un llamativo acercamiento con los Kirchner.

Como otro gesto de unidad del PJ cordobés, tanto Schiaretti como De la Sota no asistirán a la convocatoria del peronismo anti-K que realizará el próximo sábado, en el estadio de Obras Sanitarias de Buenos Aires.

Según explican los schiarettistas, hoy la prioridad es la unidad del PJ cordobés. Los delasotistas también coinciden en que es prematuro decidir en este momento un alineamiento nacional.

En reuniones que mantuvo en las últimas horas con intendentes y legisladores provinciales y nacionales, Schiaretti explicó que mantendrá su postura de crear un bloque propio en la Cámara Baja, alejando del kirchnerismo.

Schiaretti insiste con generar "consenso" con los legisladores de Entre Ríos y Santa Fe, que también están parados en la vereda anti-K, pero sin generar un choque frontal con el Gobierno que afecte la "gobernabilidad".

Comentá la nota