El Córdoba promete 160 cajeros más en 2010

35 aparatos serán instalados antes de fin de año. Otros 125 se colocarán el año que viene. En total, la red tendrá 500 bocas.
El Banco de Córdoba hoy tiene 340 cajeros automáticos en toda la provincia. Las autoridades de la entidad aseguran que el número ascenderá a 375 a fin de año, y a 500 antes de que termine 2010.

Se trata de una inversión millonaria –el costo de cada cajero orilla los 20 mil dólares, más los gastos de conectividad, seguridad y provisión de efectivo– destinada a facilitar el acceso de los jubilados al sistema de cajeros, a incrementar las operaciones electrónicas y a solucionar el crónico problema de falta de efectivo en las zonas de mayor afluencia turística.

Según lo informado desde la Gerencia de Operaciones y Sistemas del Córdoba, en toda la provincia hay en la actualidad 815 cajeros automáticos. Si el plan oficial se ejecuta tal como está previsto, el año próximo serán casi un millar, y la mitad dependerá del banco de la Provincia.

En lo que va del año, fueron reemplazados 25 equipos que presentaban problemas recurrentes. Además, en el primer semestre se activaron nuevas bocas automáticas de la Red Link en Villa Dolores, la Municipalidad de Saldán, La Calera, Embalse, Río Ceballos, Cruz del Eje, La Falda y Colonia Caroya. En el transcurso del último bimestre también se pusieron en funcionamiento nuevos cajeros en Nono, Alta Gracia, la biblioteca de La Cruz, el municipio de San Marcos Sierras y en Villa Carlos Paz.

Daniel Pilnik, subgerente de Operaciones y Sistemas, recalcó que la expansión y el mejoramiento de la red fue sostenida en el transcurso de este año, al igual que la renovación de tecnologías, programas y procesos en la totalidad de las operaciones. La consecuencia directa fue que en octubre pasado el banco registró más de cuatro millones de operaciones electrónicas, mientras que a mediados de 2008 el número se acercaba a a los 2,6 millones de transacciones.

"La entidad encaró un proceso agresivo de instalación de cajeros, que se intensificará el año que viene en el interior provincial", indicó Pink.

Las unidades son provistas por IBM y cada instalación supone un complejo proceso operativo que incluye desde cuestiones arquitectónicas y de seguridad, a aspectos vinculados con la provisión de energía y la conectividad. No obstante, desde el Banco aseguran que hoy la principal limitación en el interior es edilicia, por lo que se intensificaron las negociaciones con cadenas comerciales y estaciones de servicios, pero en muchos casos también se apela a edificios municipales.

Comentá la nota