Córdoba produjo el 28% de los autos del país en mayo

El mes anterior se fabricaron en la provincia casi 12.000 de las 42.783 unidades nacionales, según datos de Adefa. Fiat encabeza el ranking de vehículos en el país.
A pesar de que la industria automotriz siente de manera directa el impacto de la crisis, los buenos resultados del plan de Brasil tienen una alta incidencia en las plantas ubicadas en la provincia. En mayo, la automotriz italiana Fiat produjo 7.314 unidades, el mayor número en el país, y contabilizando Renault (4.553 autos) e Iveco (97 camiones), de Córdoba salieron 11.964 vehículos de los 42.783, lo que significa el 28 por ciento de la producción total nacional, según los datos disponibles de la Asociación de Fábricas de Automotores de Argentina (Adefa).

En tanto, en los cinco primeros meses del año se acumulan más de 40.000 unidades, lo que implica que más de uno de cada cuatro autos se fabricaron en la provincia (26,4 por ciento). La participación de Córdoba a nivel nacional es más que interesante y en la medida que se mantengan las condiciones actuales, elevará el nivel este año en varios puntos. Cabe recordar que en 2008 cerró con una participación del orden del 14 por ciento.

Estos números están apuntalados principalmente por la performance de la planta de Ferreyra, donde se fabrican Siena y Palio, la mayoría de los cuales se exportan a Brasil.

Al analizar el comportamiento de las distintas empresas, se observa que la marca italiana en cinco meses contabiliza 20.597 unidades, 1.506 más que la francesa en el mismo período (19.091). Sin embargo, los números de Iveco -la única fábrica de camiones de la Argentina- son para el olvido, ya que sólo se hicieron 355 unidades pesadas hasta el quinto mes del año, cuando en 2008 la cifra ascendía a 2.886.

De acuerdo a la consultora abeceb.com, se vendieron en Brasil 907.676 automóviles nuevos, un 0,04 por ciento menos que en los mismos cinco meses de 2008 (apenas 401 vehículos menos).

En este resultado influyó un paquete de medidas que el gobierno brasileño puso en vigencia en enero último y que permitió que las ventas internas de vehículos se mantengan casi en los mismos niveles que durante los primeros meses de 2008, época en que la crisis financiera internacional no era siquiera una amenaza visible. El gobierno de Lula estableció un paquete de asistencia con un presupuesto de 4.000 millones de dólares a fin de impulsar una reducción impositiva en dos gravámenes directamente relacionados con la comercialización de vehículos nuevos. Por un lado, se redujo a la mitad el impuesto que se aplica sobre todos los contratos financieros cuando las personas adquieren cualquier tipo de bien, al pasar del tres al 1,5 por ciento. Y por otro lado, se aplicó un esquema de reducciones sobre el impuesto a los productos industrializados, cuya cuantía depende de la motorización del vehículo y que tendrá vigencia hasta el próximo 30 de junio; pero podría prorrogarse. Además, redujo el impuesto a la renta y a la mitad la tasación de las operaciones financieras para personas físicas.

Asimismo, se inyectaron fondos para garantizar que el crédito destinado a la compra de vehículos nuevos no desapareciera de la oferta de los bancos.

Un tercio abajo

Más allá de la buena noticia para Córdoba, el sector tiene una caída del 35,5 por ciento hasta mayo pasado respecto del mismo período del año anterior, de acuerdo a los datos oficiales. Salvo Fiat -que recién arrancaba con la producción-, la totalidad de las compañías muestra números más bajo en 2009 que los alcanzados en 2008. Toyota muestra la menor retracción de casi nueve por ciento (25.436 vs 23.179 en 2008 y 2009, respectivamente) e Iveco la mayor. La baja promedia supera el 30 por ciento, llegando en el caso de Mercedes Benz al 53,6 por ciento.

Comentá la nota