Córdoba presionó y ganó; Corrientes todavía espera

Aunque Vaz Torres dice que hay buena predisposición de los funcionarios nacionales, y reveló que faltaba información técnica clave que habría dejado de presentar la gestión de Arturo Colombi, la Provincia sigue sujeta a los tiempos del kirchnerismo para recibir lo que le corresponde. Ayer, la amenaza del cordobés Schiaretti de emitir bonos surtió efecto y Boudou lo llamó urgente para comprometerse a remitir los fondos adeudados.
Este diario lo resaltó ayer. Córdoba y Corrientes están detrás de lo mismo: la respuesta de la Nación ante el déficit en las cuentas públicas, pero la provincia mediterránea corría con ventaja por ser electoral y económicamente más fuerte que la litoraleña. La primera pertenece al país central; la otra al rezagado norte, la región que más sufre las asimetrías de un Gobierno central que enfoca todo muy lejos del "país profundo". Tanto es así que ayer, apenas el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, volvió a advertir que si la Nación no paga los $250 millones adeudados antes de fin de año, la provincia emitiría bonos a partir del 1º enero, de inmediatamente -tal como ocurrió la vez anterior- el ministro de Economía de la Nación, Amado Boudou, corrió a acordar y comprometerse para auxiliar a Córdoba.

En definitiva, y en respuesta al interrogante que planteaba el artículo de ayer de EL LIBERTADOR (Si Córdoba no puede; ¿podrá Corrientes?), debe decirse que Córdoba hizo uso de las herramientas a su alcance para que el Gobierno nacional no haga oído sordos a su reclamo. Según anunció el propio gobernador cordobés, Boudou se comprometió a enviar "antes de fin de año" todos los fondos que le adeuda a Córdoba por el Programa de Asistencia Financiera (PAF) y la Caja de Jubilaciones. Exactamente lo mismo que debería venir a Corrientes, amén de los planes de obras parados por revanchismo contra Julio Cobos y su aliado Arturo Colombi.

"Los cordobeses han hecho un esfuerzo extraordinario. Este año han pagado mil millones de pesos más de impuestos. Los empleados públicos han aceptado un incremento salarial apenas superior al 10 por ciento, cuando la inflación casi duplica ese índice. Yo no puedo pedirles más nada. Si la Nación no cumple, tomaremos las medidas necesarias para que la Provincia no deje de funcionar", aseguró el gobernador tras un acto en el Estadio de Córdoba, cuando anticipó la emisión de cuasimonedas.

Cabe preguntarse, pues, si los correntinos que también pagaron impuestos y los estatales provinciales que no recibieron incremento alguno durante el 2009 no tienen los mismos derechos que los cordobeses. Al Gobierno parece no importarle que Corrientes "deje de funcionar" en palabras de Schiaretti.

El mandatario cordobés reveló que el ministro se comunicó telefónicamente con él para informarle que antes de fin de año quedará saldada la deuda que mantiene con Córdoba, correspondiente al período actual.

"El Gobierno nos debe 370 millones de pesos, a los cuales hay que agregarles otros 300 millones más de obras públicas, viajes y viviendas que puso la Provincia y que correspondía enviar a la Nación. En total nos está debiendo más de 600 millones de pesos", indicó Schiaretti en conferencia de prensa.

"Si la Nación nos paga lo que nos debe, Córdoba no va a emitir cuasimoneda", agregó el gobernador.

A Córdoba, la Nación adeuda dos cuotas ($120 millones) del Programa de Asistencia Financiera (PAF) y otros $130 millones por el déficit de la Caja de Jubilaciones. A Corrientes, 230 millones de PAF y otros 100 millones del hueco que se comprometió a cubrir del IPS. Ni siquiera el altísimo costo político que el flamante gobernador Ricardo Colombi pagó por "recomponer" las relaciones con el poder central parecen bastar para que haya equidad en el trato a las provincias.

Ayer, Colombi y su ministro de Hacienda, Enrique Vaz Torres, que en ningún momento hablaron de "deuda" para con la Provincia, informaron que el Estado provincial avanzó formalmente en la presentación de la documentación pendiente ante el Ministerio de Economía de la Nación, en el marco de los requerimientos establecidos en el Régimen de Responsabilidad Fiscal.

"Se han iniciado formalmente las conversaciones y fueron presentadas las planillas requeridas por la Nación, en el marco de la ley de Responsabilidad Fiscal", dijo Vaz Torres desde la Capital Federal. Según comentó el funcionario, las áreas técnicas del Ministerio de Economía de la Nación contaban con información fiscal de Corrientes sólo hasta el mes de junio del corriente año, informes que deberían llegar trimestralmente a las oficinas de Capital Federal para ser evaluadas y avanzar así con la refinanciación de los vencimientos de deuda de la jurisdicción correntina con el Gobierno nacional. Es decir, la demora en el PAF se debería a unas fallas técnicas y a cuestiones políticas de la anterior gestión (cobista).

"Entendiendo a esta cuestión como una de las prioridades urgentes y con precisas instrucciones del Gobernador Ricardo Colombi, en dos días hábiles y un fin de semana se trabajó intensamente para presentar hoy (por ayer) la información correspondiente al tercer trimestre del año (julio, agosto y septiembre), y al cuarto trimestre, período en el que diciembre se estima con una proyección, teniendo en cuenta que es el mes en curso", especificó el titular de la cartera de Hacienda.

Del mismo modo, Vaz Torres informó acerca de la presentación de la copia certificada de la Ley 5.934 promulgada por el Decreto Nº 48/09, que autoriza formalmente al Poder Ejecutivo a "renegociar las condiciones de las deudas que mantiene la Provincia con el Estado nacional, a fin de mejorar el perfil de endeudamiento, las posibilidades de pago y la sustentabilidad financiera del Estado provincial".

"Con esos elementos, los equipos técnicos de la Nación se encuentran trabajando; esperemos avanzar lo más rápido posible para obtener los resultados esperados", señaló el Ministro; tras lo cual destacó la buena predisposición de los funcionarios nacionales para atender los requerimientos de la Provincia, con carácter urgente.

"Entendemos que se encuentran abocados al cierre de las cuentas fiscales, con una sobrecarga natural por la altura del ejercicio; sin embargo, han presentado una muy buena predisposición", reconoció.

Comentá la nota