Córdoba parece dispuesta a avalar el Fondo del Bicentenario

El Gobierno salió a buscar votos legislativos contactando a gobernadores / Schiaretti quiere que también sirva para deudas provinciales.
Con Redrado fuera de escena, en el Central la paralización del DNU 2010, que ordenaba la creación del Fondo del Bicentenario, trajo alivio: ni el presidente interino de la entidad, Miguel Pesce, ni el directorio de mayoría kirchnerista, tendrán que ponerle su firma a una medida que había sido cuestionada por el área de dictámenes jurídicos del propio Banco y por los abogados de la entidad en Nueva York.

La duda ahora es si el gobierno insistirá con el DNU o enviará un proyecto para crear el Fondo por ley. El primer camino es el más probable: al oficialismo le bastaría con que una sola cámara no rechace el DNU para poder echar mano a las reservas. Pero, de uno u otro modo, hacen falta votos.

A la línea K del BCRA el gobierno le aseguró: "El Fondo va a salir, porque les conviene a todos". La idea es repartir entre las provincias el dinero que el presupuesto asignaba al pago de deudas, que serían atendidas con el Fondo.

Ni Córdoba ni Santa Fe, dos provincias no gobernadas por el kirchnerismo, con dificultades fiscales y fuerte presencia en Diputados, fueron aún auscultadas. Desde el entorno de Schiaretti anticiparon, sin embargo, que la postura es "respaldar, siempre que se incluya a las provincias y se alivien los vencimientos de deuda". Córdoba afronta vencimientos por 1.009 millones de pesos este año y 1.033 millones en 2011.

Santa Fe, en cambio, rechaza el toma y daca. "Nosotros no canjeamos votos; la equidad Nación-Provincias debe discutirse sobre bases institucionales serias. Por eso proponemos un reparto más equitativo del impuesto al cheque", dijo el senador santafecino Rubén Giustiniani, voz del gobernador Hermes Binner en la cámara alta.

Schiaretti tiene otro problema: en Diputados cuenta con sólo dos votos para negociar: los de Francisco Fortuna y Estela Garnero, cuya prioridad política, dicen, es "defender los intereses de Córdoba".

Ambos legisladores y Schiaretti coinciden en que "el país debe honrar sus deudas". Un posible acuerdo sería votar el Fondo en el marco de un acuerdo "que beneficie a Córdoba", algo que Schiaretti podría conversar en la próxima ronda del Programa de Asistencia Financiera (PAF) con la Nación.

Los otros tres votos de peronistas cordobeses en Diputados no responden al gobernador. Jorge Montoya está alineado con el peronismo disidente que encabeza Graciela Camaño. Y las kirchneristas Nora Bedano y Carmen Nebreda votarán a favor del Fondo.

Oscar Aguad, titular del bloque radical, advierte un problema: "El dinero no está", dice. "En el presupuesto 2010 había una partida para el pago de deuda, pero en la parte de financiamiento había un ítem de 22.000 millones de pesos que decía ‘Otras fuentes’. Nadie sabía de dónde saldría ese dinero; era el Fondo del Bicentenario".

El problema es que el mismo dinero no se puede contar dos veces: o es para pagar deuda o es para las provincias. Si es cierto que el presupuesto 2010 estaba desfinanciado, lo seguirá estando, aunque se lo enmascare con una ficción negociadora.

A favor de Cobos

Los Autoconvocados del agro expresaron ayer su respaldo al vicepresidente, Julio Cobos, ante las acusaciones de conspirador del kirchnerismo. Más de 80 asambleas firmaron el documento.

Comentá la nota