Córdoba "no tan limpia"

Córdoba "no tan limpia"
Los incendios reflotaron el uso de los basurales a cielo abierto. La Provincia tenía un programa para erradicarlos, pero se ejecutó en menos del 10%.

Los incendios que arrasaron con las sierras hace casi un mes, volvieron a poner sobre el tapete el papel que tienen en el inicio de los fuegos los polémicos basurales a cielo abierto existentes en el interior de la provincia. Antes de que se terminaran, el Gobierno reflotó una vieja iniciativa que tiene una década de antigüedad y que tenía un objetivo ambicioso: erradicar definitivamente esos puntos de concentración de basura. Pero, claro, la propuesta que lanzó la Provincia lejos está de los planes originales que se enumeraban bajo el nombre "Córdoba Limpia". Y es más bien, una solución "baratita".

No tan limpios. El plan de erradicación de basurales a cielo abiertofue lanzado con bombos y platillos en 1999 y tenía previstos costos millonarios: construir 13 vertederos regionales en toda la provincia, cuya función apuntaba a crear un centro de deposición final de residuos, de uso común a varias localidades, ubicado en una zona estratégica para eliminar los basurales a cielo abierto. La inversión del plan rondaba los 200 millones pesos.

A casi diez años, y a duras penas, el Gobierno sólo pudo construir dos vertederos, uno en Cruz del Eje, que no está operando, y otro en Villa Dolores, que está trabajando a media máquina en el marco de una absurda pelea política en la región de Traslasierra que nada tiene que ver con la esencia de un programa con un vertedero "regional".

Siempre la Nación. La respuesta oficial a la consulta de este diario sobre las demoras en la implementación del Córdoba Limpia no tardan en llegar por parte de la Secretaría de Ambiente de la Provincia. La obra se paró porque había fondos comprometidos que nunca llegaron. "La Nación acordó con la Provincia el envío de dinero para estas obras cuando Romina Picolotti estaba en la Secretaría de Ambiente, pero la plata nunca llegó. Yo la fui a buscar a Buenos Aires, pero no hubo respuesta", apuntó en una entrevista con Día a Día, Raúl Costa, el titular de la cartera cordobesa. "Finalmente, con el Gobernador íbamos a iniciar este plan con la plata que recaudó la provincia por el Impuesto al Fuego. Por ley, el 30 por ciento de lo que se junte se utiliza para gestionar basura. Así llegamos a tener unos 14 millones de pesos para las obras que íbamos a largar dentro de poco. La emergencia ambiental nos obligó a apurar los planes y cambiar las localidades dónde se iban a instalar los vertederos, porque en un principio todo iba a ir para el sur de la provincia, que es dónde más basurales y población hay", apuntó Costa.

El plan original, preveía para Calamuchita la construcción de un vertedero y cinco estaciones de transferencia con un costo de 20,5 millones de pesos. Hoy, con sólo 5 millones, se piensa construir un vertedero y ninguna estación de transferencia.

"Esto es porque no tenemos plata y hay que darle una solución urgente al tema de los basurales. Entre Punilla y Calamuchita seguro que hay más de 50", apuntó el secretario de Ambiente de la Provincia.

Las estaciones. El punto intermedio en el traslado de la basura es fundamental. Las estaciones de transferencia son lugares donde los camiones recolectores de las comunas más alejadas de los vertederos dejan su basura. Su importancia radica en la reducción de gastos, ya que un vertedero por región implica grandes erogaciones en el transporte de la basura de las comunas que más lejos están de la deposición final de los residuos. Además, en estos puntos se reduce el volumen de la basura, ya que por lo general se la clasifica y se la separa para su reciclaje. Los planes originales de Córdoba Limpia eran construir 69 estaciones de transferencia en toda la provincia.

Cooperación, el eje. Además de los costos, la implementación de vertederos y estaciones de transferencia demandan una gran cooperación entre los municipios de la zona donde se utilizarán, ya que el vertedero se coloca en una comuna y todas las otras tienen que llevar sus residuos hasta este lugar. Costa apuntó: "Sabemos que no es la solución ideal al problema, pero es la posible. La Provincia financiará todo lo que pueda, desde la construcción de los vertederos hasta la compra de camiones, ya que algunas comunas tienen un solo recolector y con eso no alcanzarían para hacer un recorrido por día si tienen que llevar la basura al vertedero". Vecinos, a conformarse.

Para la provincia una de las principales causas de incendios forestales son los basurales a cielo abierto. Para eliminarlos de Punilla y Calamuchita se resucitó este plan. "El gobernador quiere las obras listas antes de la temporada de incendios del 2010. Deberíamos empezar con todo el primero de octubre", cerró Costa.

Municipios aún dudan

Pese a que la Provincia da como un hecho la implementación de este plan "baratito", los municipios todavía están discutiendo la forma en que piensa implementarlo. Por caso, en Calamuchita ya se han llevado a cabo numerosas reuniones y aún los intendentes discuten, y hasta aparece un operador privado en escena. En Punilla, ni siquiera tiene consenso la idea y nadie "la tiene clara".

Comentá la nota