En Córdoba, Juez se impuso en senadores y la UCR, en diputados

En Córdoba, Juez se impuso en senadores y la UCR, en diputados
El ex intendente tuvo su revancha, pero con menos votos que los que obtuvo en 2007.
Luis Juez, líder del Frente Cívico, opositor al kirchnerismo y aliado de Elisa Carrió, ganó ayer las elecciones en Córdoba y se dio el gusto de festejar en la esquina de Colón y General Paz: el mismo lugar que lo había visto llorar la noche del 2 de septiembre de 2007, cuando denunció fraude y perdió la gobernación a manos de Juan Schiaretti, quien ayer quedó como el gran perdedor.

Es que el candidato de Schiaretti a senador, Eduardo Mondino, salió tercero detrás de la Unión Cívica Radical que hizo su mejor elección desde 1999, y pareció renacer de sus cenizas aún cuando Ramón Mestre (h), y Oscar Aguad, optaron por conservar el "purismo" del partido y desecharon la alianza con Juez que propuso Mario Negri.

Relegados a un "lejano" cuarto puesto, tal como lo calificaron propios y extraños, los candidatos kirchneristas Eduardo Accastello y Carmen Nebreda, apenas salvaron el honor. A pesar de que parte del PJ -el que sigue a Olga Riutort, ex esposa del ex gobernador José Manuel de la Sota-, acompañó con Victoria Flores, hija de Riutort, como segunda del intendente villamariense.

Pero el triunfo de Juez no fue tan contundente como él mismo esperaba: "Ganamos seguro por 12 o 14 puntos", le había asegurado a Clarín en su cierre de campaña; pero la brecha entre él y los radicales anoche no pasaba de los 6 puntos.

¿Qué pasó en el medio? El virulento conflicto que mantienen los empleados municipales con el intendente Daniel Giacomino ¿ex vice y ex amigo de Juez¿ y que tiene a la ciudad sumergida en un caos, le habría restado votos al líder del Frente Cívico, quien ha sido cuestionado por su floja gestión comunal. Quedó claro que los votos citadinos que se le escurrieron al juecismo y que Mondino no pudo o no supo capitalizar, fueron embolsados por los radicales quienes tienen en su haber histórico las recordadas intendencias de Ramón Mestre (padre) y Rubén Martí.

Según el escritunio provisorio, el mapa político cordobés tenía a Luis Juez y Norma Morandini como dos de los tres senadores que renueva la provincia en el Congreso. El tercero es Mestre quien a partir de este triunfo intentará llegar a la intendencia en 2011.

Pero el otro radical que anoche festejó fue Oscar Aguad, el primer candidato a diputado -actual presidente de la bancada de la UCR que fue por su renovación de mandato- quien peleaba cabeza a cabeza con Gumersindo Alonso, del Frente Cívico, el primer lugar en la elección provincial. Aguad, incluso, habría sacado más votos que su correligionario Ramón Mestre, ya que la gente habría cortado boleta en un combo Juez- Aguad que tiene una de sus explicaciones en el marcado antikirchnerismo de esta provincia-en las tres últimas elecciones los Kirchner también salieron cuartos-; y la desconfianza con que se mira a un candidato que, como Alonso, votó por los superpoderes K, y es un delasotista con pasado menemista.

A todo esto, en el bunker de Unión por Córdoba se respiraba la tensión y las mandíbulas parecían soldadas. Mientras esperaban los números, un hombre cercano al gobernador Juan Schiaretti le anticipó a Clarín que "depende de cómo salgamos, pero es muy posible que haya cambios en el gabinete". Y agregó: "Tampoco descartamos retomar el diálogo con De la Sota". Otro se animó a cuestionar al propio gobernador "porque no supo elegir a un buen candidato, a Mondino sólo lo votó la madre" haciendo alusión a que el ex Defensor del Pueblo ni siquiera pudo votarse a sí mismo ya que no tiene residencia en Córdoba.

Además, se preocupaban por el futuro del gobierno cordobés en relación a los Kirchner.

Lo concreto es que Schiaretti sufrió varios golpes: el triunfo de Juez, el bajo rendimiento de Mondino y el silencio de De la Sota, su ex jefe político, quien aspira a retomar en algún momento su liderazgo en el peronismo provincial y sigue evaluando la posibilidad de anotarse como precandidato presidencial en la interna nacional del Justicialismo.

Comentá la nota