Córdoba es el epicentro de la gran fiesta del rally mundial.

Córdoba es el epicentro de la gran fiesta del rally mundial.
Será la 29ª edición de una prueba que se convirtió en un clásico con los mejores pilotos y autos.
Comenzará esta noche la fiesta en el Estadio Córdoba. Una fiesta de ruido, color y emoción. Esa fiesta única que, especialmente para los cordobeses, es el Rally de Argentina, la clásica cita del Mundial y la única fecha que en 2009 tendrá nuestro país en los calendarios internacionales. Una fiesta imperdible que espera tener cerca del millón de invitados en las sierras cordobesas.

Un buen aperitivo será el superespecial que a las 19.05 marcará oficialmente el comienzo de la quinta fecha del Mundial. Será un particular espectáculo sobre el circuito diagramado en el estadio Córdoba que más que el fin estrictamente competitivo buscará mostrar a los pilotos y sus autos para las imágenes de la televisión mundial. Una exigencia de estos tiempos modernos a la que no le escapó el rally. El trazado, con amplios curvones, será ideal para los derrapes que tanto entusiasman a los fanáticos de la disciplina.

La propuesta más deportiva del rally comenzará mañana al desandar los primeros caminos. Como importante novedad respecto de 2008, esta 29ª versión del rally tendrá la concentración del 60 por ciento de su recorrido en el valle de Punilla y Traslasierra. No llegará esta vez al valle de Calamuchita y será una de las ediciones más compactas en su recorrido que repetirá ocho (cuatro en la etapa inicial y otros tantos en la segunda) tramos de velocidad.

"Los equipos lo solicitaron por cuestiones técnicas porque ir hasta Calamuchita significaba recorrer muchos kilómetros de enlace", se apuró en aclarar Carlos García Remohí, presidente de la comisión Deportiva del Automóvil Club Argentino y uno de los comisarios del rally. El dirigente desmintió que la eliminación haya obedecido a problemas políticos y económicos. Por otro lado instó al publico a mantener las ubicaciones establecidas. "La seguridad es nuestra principal preocupación", reconoció. Un rally sin problemas podría fortalecer la posición argentina para mantener la fecha en 2010. Es que por ahora está afuera por el sistema de rotación que este año dejo sin carrera a Montecarlo. Las esperanzas de conservarlo se basan en que en junio la Federación Internacional del Automóvil aprobará un calendario de 14 carreras con seis fechas fijas. Y "Argentina sería una", dijo García Remohí.

El rally tiene un candidato excluyente: Sebastien Loeb. Invicto este año sobre el Citroën, el francés irá por su quinta victoria consecutiva en Córdoba. Mikko Hirvonen, punta de lanza de Ford, el otro equipo oficial, será su principal oposición. En 2008 le dio un buen susto al dominar los tramos iniciales. En menor medida asoman como escollos Jari Matti Latvala, que viene de un vuelco impresionante en Portugal, y Henning Solberg, con otros dos Ford.

Federico Villagra es la gran esperanza argentina. Tiene ritmo de Mundial, va rápido, conoce los caminos y tiene un buen aliado en el Ford que llevará como navegante a Jorge Pérez Companc. Su objetivo es sumar puntos. Su sueño, subir al podio.

Mayoritario (19 autos) entre los 59 inscriptos en las diferentes clases, el grupo N4 verá varias ilusiones argentinas con chances de victoria. Gabriel Pozzo, Marcos Ligato, Alejandro Cancio, Claudio Menzi y Nicolas Madero serán las principales. Son habitúes del torneo nacional y no podían faltan en la gran fiesta anual del rally.

Comentá la nota