Córdoba, entre las provincias que más bajó el consumo de gas natural

La demanda de la energía cayó un 10,6 por ciento entre mayo y agosto respecto a igual período del año pasado. Los factores determinantes fueron el buen clima y la menor actividad industrial por la protesta agropecuaria.

El consumo de gas natural en los meses más fríos del año (mayo, junio, julio y agosto) bajó un 10,6 por ciento en la provincia de Córdoba con respecto a igual período del año pasado, ubicándose entre los guarismos más bajos de todo el país. Así lo revelan datos oficiales del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), según los cuales la jurisdicción mediterránea demandó en el segundo cuatrimestre del año un total de 736,7 millones de metros cúbicos (m3) de gas de 9.300 kilocalorías (kcal), mientras que en igual etapa de 2007 la cifra había alcanzado los 824 millones de m3.

Esta retracción es ampliamente más baja que la que se observó en el conjunto de los 20 distritos medidos por el Enargas (en Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones no hay gas natural, sino que se utiliza el gas licuado de petróleo) donde la disminución fue del 3,6 por ciento (ver cuadro).

Asimismo, Córdoba forma parte del lote de provincias con mayores bajas en la variación interanual, viéndose superada sólo por Jujuy (-16,5%), Santiago del Estero (-13,2%), Tierra del Fuego

(-12,9%), Chubut (-12,8%) y La Rioja (-11,1%). Tal es así, que si se tienen en cuenta sólo las jurisdicciones más grandes, el distrito mediterráneo lidera el ranking, puesto que en Buenos Aires la caída fue del 0,5 por ciento; en Santa Fe, del 7,7 por ciento; y en Capital Federal, del 9,9 por ciento. Del otro lado, hubo algunas regiones con subas como Catamarca (21,9%), Santa Cruz (6,5%) y Neuquén (6,1%).

Buen clima, poca producción

A la hora de buscar las causas que explican esta fuerte disminución en la demanda de gas natural, el primer factor que aparece es el clima que fue mucho más benévolo este año que en 2007, con temperaturas que rara vez se ubicaron por debajo de los diez grados. Esto se cristalizó primordialmente en una disminución en el consumo residencial, que bajó 19,8 por ciento en la provincia. De todos modos, el buen tiempo es algo que en general benefició a toda la Argentina, lo cual queda demostrado en que el conjunto de los hogares de todo el país registró una baja del 13,2 por ciento.

No obstante, la diferencia entre Córdoba y el resto de los distritos de mayor importancia estuvo en que en la jurisdicción mediterránea se sintió con más fuerza el impacto del paro agropecuario, lo que provocó una merma en la producción y; por ende, una menor demanda de gas. Por caso, Córdoba fue la única provincia de las grandes que presentó una retracción en la demanda del 2,2 por ciento; por el contrario, en Santa Fe las industrias consumieron 4,1 por ciento más; en Buenos Aires, 16,7 por ciento más; y en el total nacional, 7,6 por ciento más.

Comentá la nota