Córdoba busca u$s 500 millones para financiar obra pública

Ante la caída de la recaudación, el gobierno decidió salir a fondearse al mercado: emitirá un título de deuda al 12% anual en dólares. Irá a infraestructura
La recaudación le alcanza hoy a Córdoba para pagar sus gastos, pero no tiene los u$s 500 millones que necesitaría para poder invertir en obra pública. Por eso, a través del Banco de Córdoba, se lanzó la colocación del título público Boncor 2017, emitido por la provincia por un valor nominal de hasta u$s 150 millones. Será suscripto en pesos, bajo el programa internacional de emisión de títulos de deuda organizado por los Bancos Citi y UBS, con fondos de garantía provenientes de la coparticipación, cedidos a un fideicomiso en garantía cuyo fiduciario será el Deutsche Bank.

La inversión mínima será a partir de los u$s 1.000, a una amortización mensual de capital (un año) de 10,4 dólares, más un interés del 12% anual. La calificación crediticia de los bonos estará a cargo de la calificadora Moody’s y se cotizarán en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. "Por lo pronto, ya estamos haciendo reuniones one to one con los inversores, aunque todo dependerá de cómo evolucione el riesgo país y que el Ministerio de Economía permita aceptar ofertas por encima del 12% anual, para tener una noción de cómo puede llegar a reaccionar el mercado", explicó a El Cronista Alejandro Henke, director ejecutivo de la entidad. La tasa es interesante si se la compara con el 2% que paga un plazo fijo en dólares, pero insuficiente comparada con el 21% del Boden 2015. De ahí que las expectativas se centren en colocar en una primera etapa entre un 30 y un 40% y, en caso de ser exitoso, el paso siguiente sería lanzar a mediados del año próximo otro título por u$s 350 millones, previa autorización del Ministerio de Economía. Pero para poder apreciar los resultados habrá que esperar hasta el 3 de septiembre, cuando se inicie el período de recepción de ofertas para comprar los títulos, que estará abierto por una semana.

Este dinero servirá para financiar los proyectos de obra pública, que comprende los emprendimientos de gasoductos hacia el norte de la provincia para poder potenciar la productividad del sector agropecuario. "Hace falta llevar agua hacia los campos, ya que la sequía impactó mucho, además de invertir en electricidad y en construcciones viales", admitió Henke. De hecho, mantener la red vial actualizada es vital para poder sacar la cosecha hasta el puerto: "Hay que pensar a la provincia como una gran fábrica de producción de materia prima agrícola con sus derivados de valor agregado", sostuvo el funcionario.

La soja transgénica, por ejemplo, permitió que en el norte ahora haya una actividad agrícola extensiva, al punto que Córdoba es la principal productora de soja de la Argentina, con 18 millones de toneladas anuales. "Esto provocó un desarrollo urbano en el interior de la provincia, y produjo que muchos campos sean administrados ahora por gente joven, que estudiaron en la universidad y volvieron al campo de sus padres, y conocen a la perfección la cotización de la soja en Chicago y de sus derivados", señaló Henke. En efecto, Córdoba está en un proceso de reconversión de su economía, al dejar de ser netamente agropecuaria para estar más diversificada, a través de los clusters tecnológicos con varias multinacionales radicadas, como el caso de Intel y de Motorola. "Por eso, hay que seguir invirtiendo en infraestructura", aseguró el directivo.

Comentá la nota