Córdoba, beneficiada por la futura ley previsional

No sólo recibiría más dinero en obras y la refinanciación de la deuda pública; la Nación absorbería todo el déficit de la Caja de Jubilaciones.

Al menos en el mediano y corto plazo, Córdoba podría ser uno de los distritos más beneficiados por la eliminación del sistema previsional de capitalización, más allá de que la Provincia pueda reclamar que se le restituyan los descuentos de la coparticipación que actualmente se destinan a financiar a la ANSeS. Aunque el gobierno nacional no está dispuesto a negociar este último punto con ninguna jurisdicción, a cambio no sólo otorgaría a las provincias más dinero para obras públicas y un amplio financiamiento de la deuda, sino que también podría absorber todo el déficit previsional de las cajas no transferidas al Estado nacional, lo que favorecería especialmente a Córdoba. Vale recordar que el rojo acumulado por la Caja de Jubilaciones al 30 de setiembre asciende a 688 millones de pesos.

Diversos trascendidos indican que el Ejecutivo no quiere ninguna sorpresa antes de la votación y ya estaría llevando a cabo negociaciones con algunos gobernadores, a quienes les ofrece un paquete de asistencia que le garantice al oficialismo una votación sin sobresaltos del proyecto en ambas cámaras. Hoy el mayor temor del gobierno nacional es que la indignación de los sectores medios urbanos afectados por la confiscación de sus cuentas en las AFJP se traduzca en masivas manifestaciones de protesta, un mecanismo de presión al que son permeables no sólo los legisladores sino incluso los propios funcionarios del Ejecutivo.

Pero tampoco será tan fácil convencer a los diputados y en mayor medida a los senadores, que voten una ley que no incluya la necesaria restitución de los recursos que las provincias cedieron a la Nación para que financie la ANSeS durante la transición del sistema de reparto al mixto. Un informe de la consultora Economía y Regiones estimó que desde el año 2000 hasta 2007 los recursos transferidos al organismo ascendieron a 134.742 millones de pesos. Para este año la cifra llegaría a los 40.745 millones de pesos.

No hagan olas, por ahora

En principio, los legisladores nacionales que responden al gobernador Juan Schiaretti mantendrán la alineación con el bloque kirchnerista, pero desde ya la Provincia espera algún gesto del gobierno nacional. Y de hecho entre los legisladores del PJ hay bastante reticencia a aprobar el proyecto tal cual está. “Esto es una opinión personal, pero no voy a apoyar una ley sin consenso ni una ley que no garantice la intangibilidad de los aportes jubilatorio”, indicó a LA MAÑANA un legislador que finalmente prefirió mantener el anonimato.

La votación, de arranque, no será muy sencilla; un cálculo a mano alzada permite contar fácilmente unos 100 votos en contra en la Cámara baja, sumando a la Coalición Cívica, el PRO, los 20 legisladores que responden a Felipe Solá, los cobistas y otros diputados opositores. Por su parte, el socialismo, Claudio Lozano y los ex legisladores del ARI liderados por Eduardo Macaluse, están de acuerdo en la estatización del sistema previsional pero reclaman garantías para evitar que los fondos se utilicen en la campaña electoral de 2009.

Bien vale recordar que la Resolución 125 fue aprobada por un estrecho margen de 129 a 122 votos, cuando todos auguraban un triunfo fácil del oficialismo.

El diputado cordobés del Frejuli, César Albrisi, manifestó a LA MAÑANA su abierta oposición al proyecto, al considerarlo confiscatorio. “Es una expropiación de ahorros y una devaluación asimétrica. Viola el derecho a la propiedad privada”, advirtió. También dijo que en caso de aprobarse, al menos se deberían restituir los fondos que las provincias cedieron para financiar a la ANSeS. Un informe firmado por Albrisi y Claudio Poggi, que también responde a la corriente interna de Alberto Rodríguez Saá, indica que “más allá de cuáles sean los juicios técnicos y valorativos que esta iniciativa merezca, su sanción exige estar acompañada por la devolución simultánea de todos los recursos coparticipables con el que actualmente contribuyen las provincias al sostenimiento del régimen público de reparto”. Estos recursos son: el 15 por ciento de toda la masa coparticipable, el 20 por ciento del impuesto a las ganancias, casi la mitad de la alícuota del IVA y el 70 por ciento del componente tributario del monotributo (dado que reemplaza el IVA y el impuesto a las ganancias).

En el Senado la situación podría ser aún más delicada, porque si allí el gobierno no tiene sellado un sólido acuerdo con los gobernadores deberá enfrentar no sólo eventuales disidencias y defecciones, sino al fantasma más temido del kirchnerismo: Julio César Cleto Cobos.

El senador por Córdoba de la Alianza Vecinalismo-Frente Nuevo Carlos Rossi, también adelantó a LA MAÑANA su oposición al proyecto oficial, considerando a la medida como “confiscatoria”. No obstante reconoció que si el proyecto es aprobado, al menos deberá contemplar la devolución de la coparticipación que resignaron.

Comentá la nota