Córdoba: aprueban ley de promoción industrial

El gobierno destinará $ 8,5 millones para dar exenciones de impuestos. También subsidiarán nuevos puestos de trabajo y la capacitación del personal
La Legislatura de Córdoba aprobó ayer la nueva Ley de Promoción Industrial, normativa destinada a promover el desarrollo, la competitividad y la innovación de las pequeñas y medianas industrias que se encuentren radicadas o se radiquen en la provincia.

El gobierno destinará $ 8,5 millones para dar exenciones parciales y totales de impuestos provinciales y se subsidiarán nuevos puestos de trabajo durante cinco años, el excedente de consumo de energía eléctrica, capacitación de personal y un porcentaje de los honorarios de los coordinadores de grupos asociativos.

Todas estas ventajas tendrán duraciones variables y se prevé que las industrias radicadas en los departamentos del norte y el oeste de la provincia gocen de mayores estímulos.

"Esta Ley tiene como novedad el incentivo a los proyectos que implementen sistemas de gestión de calidad, la conformación de grupos asociativos, la creación de empresas industriales innovadoras, la modernización o innovación en productos o procesos y la protección del medio ambiente", explicó el ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Roberto Avalle.

Vale destacar que la calificación de innovación a los proyectos que presenten las empresas correrá por cuenta del Ministerio de Ciencia y Tecnología, así como la certificación de protección medioambiental, será responsabilidad de la Secretaría de Ambiente de la Provincia.

Desde ya, los beneficios de contar con una norma de promoción industrial pueden evidenciarse a mediano y largo plazo.

Así como durante la década del ’90, período que no existió un régimen promocional para Pymes, las nuevas inversiones alcanzaron un total de 22 empresas, desde la implementación de la Ley 9121 (régimen de promoción industrial que estuvo vigente desde agosto de 2003 hasta agosto de 2008) fueron beneficiadas 457 empresas, que presentaron 643 proyectos.

En total, realizaron una inversión de $ 755 millones y generaron 7.465 nuevos puestos de trabajo, lo que representó un crecimiento del 47% en personal.

De esta manera, el gobierno trata de brindar previsibilidad y seguridad jurídica a las principales industrias mediterráneas, como de autopartes, de informática, de minería, de agroindustria alimenticia, de metalúrgica, de maquinaria agrícola, de telecomunicaciones y de electrónica.

Comentá la nota