Corcoveos entre intendentes para el armado de listas K

La estrategia de los "apellidos" impulsada por un sector del kirchnerismo, promoviendo las candidaturas de dirigentes políticos que ocupan algún cargo público -tanto local, como provincial o nacional-, ya genera resistencias entre algunos de los mencionados para integrar las listas.
La idea de los estrategas del kirchnerismo es que a partir de diciembre, cuando se produzca el recambio en la Legislatura bonaerense, en las bancas se siente alguno de los hermanos del gobernador Daniel Scioli; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; y algunos intendentes.

El mismo esquema se repetiría en la Cámara de Diputados de la Nación, adonde desembarcaría más de un ministro de Cristina Kirchner, y en varios concejos deliberantes, adonde no sería extraño ver sentados en una banca a ediles con el mismo apellido que el intendente.

La apuesta, en verdad, es que los "conocidos" sirvan para traccionar votos y que, finalizada la elección, los candidatos ganadores sigan en sus cargos -al menos esa sería la idea en la mayoría de los casos- y que asuman los suplentes.

Pero, como se dijo, esta estrategia ya genera resistencias en las filas del oficialismo.

Los candidatos

La lista de los que no estarían dispuestos a salir a la cancha en nombre del kirchnerismo en la elección del 28 de junio la encabeza el intendente de Mar del Plata, el vecinalista Gustavo Pulti. A través de sus voceros, el jefe comunal aseguró que seguirá al frente del municipio y rechazó la posibilidad de encabezar la lista de candidatos a senadores provinciales por el Frente para la Victoria de la Quinta Sección.

Los voceros afirmaron que al intendente "nadie lo llamó ni le ofreció nada" y remarcaron que seguirá al frente del municipio "hasta finalizar su mandato".

Es más, el intendente de Mar del Plata no sólo no tendría en sus planes ser candidato a legislador provincial sino que tampoco pensaría "pegar" la boleta de postulantes a concejales por el vecinalismo con la del kirchnerismo.

La misma suerte correría el armado electoral en Tres Arroyos, donde el intendente vecinalista Carlos Sánchez no tuvo reparos y afirmó: "Dicen que voy a `pegar' la lista al Frente para la Victoria. Son puros disparates a los que no se le puede dar importancia".

La otra duda para la incipiente estrategia del oficialismo la aporta el intendente de Bahía Blanca, Christian Breitenstein, quien tampoco estaría convencido de encabezar la lista de candidatos a diputados provinciales de la Sexta Sección. "Quiero completar el mandato", adelantó

En la Rosada miran a dos intendentes para tratar de pedirles a otros dirigentes cercanos al oficialismo que se sumen a la estrategia de los "apellidos". Son los jefes comunales de Coronel Suárez, Ricardo Móccero, y de Trenque Lauquen, Jorge Barracchia, quienes ya anunciaron que se presentarán como candidatos a concejales para plebiscitar sus gestiones y quedarse en el Municipio si ganan, o irse, si pierden.

Aprovechando la buena imagen que exhibe en las encuestas el gobernador Daniel Scioli, en los laboratorios K se piensa en los hermanos del mandatario: José (secretario General de la Gobernación) y Nicolás (funcionario del área de Medio Ambiente).

En el caso de José Scioli la idea sería postularlo para encabezar la lista de la Primera Sección (norte y oeste del Conurbano), que en este turno renueva senadores. Y el otro hermano del Gobernador figura en una lista tentativa para la Tercera Sección (sur del Conurbano), que elige diputados.

Por ahora se trata de sondeos y evaluaciones. Pero la idea oficial parte de la necesidad de que la lista de diputados que quizás encabece Néstor Kirchner, sea empujada "desde abajo", aprovechando la alta ponderación que algunos intendentes tienen en sus distritos. O echando mano, también, a nombres de conocidos que ayuden a traccionar votos.

Comentá la nota