El coraje no le alcanzó al Sub 20 y perdió el invicto con Brasil.

Argentina hizo un buen primer tiempo y debió irse en ventaja, pero le anularon un gol válido. En el complemento, Brasil fue contundente y alcanzó el 2-0 final. Argentina debe quedar entre los cuatro primeros para llegar al Mundial. Fue expulsado Zuculini.
Esta vez no hubo lugar para la suerte, justo cuando los chicos del Sub 20 habían hecho merecimientos para llegar a algo mejor. Se quedaron sin invicto en un partido en el que dejaron todo y hasta pudieron ganar, de no haber mediado algún fallo arbitral que los perjudicó. Acaso hayan pagado alguna deuda con el destino, que los había ayudado bastante. Ahora llegó la hora de ganar sí o sí en el Sudamericano de Venezuela para que no se escape el objetivo central: llegar al Mundial de Egipto.

El 2 a 0 para Brasil puede empezar a explicarse desde un primer tiempo parejo, que tuvo algunos momentos de buen juego del juvenil argentino pero no llegaron a concretarse en la red. El partido se jugó bajo una lluvia torrencial y en ese terreno difícil Argentina tuvo algunos de sus mejores momentos del torneo -si bien es cierto que en cuanto a juego no había mucho para destacar hasta hoy- y pudo llegar a la victoria. Pero ahí hizo su aparición el árbitro uruguayo Líber Prudente, de mala actuación. En su error más importante, anuló un gol de cabeza de Neira por posición adelantada de Meza, quien si bien estaba off-side no participaba de la jugada. Esta situación condicionó el resto del partido, parejo hasta ese momento aunque con leve predominio argentino.

El segundo tiempo, jugado sobre un terreno que cada vez se ponía peor, mantenía la paridad. Los brasileños intentaban pero chocaban contra un equipo argentino que tenía una de sus mejores actuaciones del torneo y se mostraba consciente de la importancia del partido. Fue entonces que surgió la leve diferencia que bastaba para inclinar el trámite del partido. Una ingenua mano de Benítez en el área argentina le sirvió a Alan Kardec para marcar de penal el 1 a 0, a los 20 minutos del complemento.

La cosa se puso cuesta arriba para Argentina, que entró en un lógico nerviosismo y se volcó masivamente al ataque. La ilusión se mantuvo viva hasta cerca del final, cuando en un contraataque Giuliano marcó el 2-0 definitivo. Luego, en un tumulto, fueron expulsados Zuculini -como mínimo no podrá estar en el próximo partido, ante Uruguay el miércoles- y Patric.

Brasil consiguió así su segunda victoria en la rueda final y se ubicó entre los candidatos al título. Para Argentina, en cambio, el desafío pasa ahora por entrar entre los cuatro mejores y llegar al Mundial de Egipto. Quedarse afuera equivaldría a fracaso y el equipo, más allá de la aceptable actuación de hoy, muestra una sola victoria en seis partidos. La necesidad de sumar de a tres es cada vez más fuerte para los dirigidos por Batista que hoy, al menos, mostraron ganas de revertir la historia.

Comentá la nota