La UCR copó la escena del campo y el schiarettismo pasó un mal trago

Fue más un acto político que agropecuario, en el que la máxima dirigencia del radicalismo nacional copó la primera fila de cara a los popes de la Mesa de Enlace, codo a codo con dirigentes emblemáticos como Alfredo De Angeli.
Desde el jefe partidario, Gerardo Morales, hasta los presidentes de los bloques de ambas Cámaras, Ernesto Sanz y Oscar Aguad, y los principales exponentes cordobeses se apresuraron en ocupar una posición privilegiada. Pero el oficialismo cordobés tampoco se quedó atrás representado por el presidente de la Legislatura, Francisco Fortuna, quien no pudo ocultar en su rostro la incomodidad ante la fuerte silbatina que se produjo cuando el locutor leyó una carta de adhesión del gobernador Juan Schiaretti. La nota no fue escuchada por la concurrencia. Lo acompañaban, entre otros, el titular del bloque, Daniel Passerini, y el delasotista Marcelo Falo. "Cuando eran muchos nos aplaudían y, ahora, que son pocos nos silban", cuestionó Passerini para señalar que el discurso de Schiaretti no cambió.

Passerini achacó la silbatina a la oposición y a un sector de la Mesa de Enlace. En la carta, el gobernador insiste en el diálogo y en la baja de las retenciones a la soja.

El macrista Francisco De Narváez fue otra de las presencias que buscaron estar en primera fila. La nota la dio "el Negro" Toby, un puntero peronista que ganó popularidad por su tarea solidarias en el norte cordobés. Toby no quiso ser menos y buscó un silla y se sentó al lado de Fortuna.

La tropa de Luis Juez optó por un perfil más bajo y se ubicó en la décima fila. La máxima representante de Elisa Carrió fue la diputada nacional Griselda Baldatta. Una ausencia notoria fue la del senador nacional oficialista Roberto Urquía. Tampoco asistieron empresarios vinculados a la industria agropecuaria.

El reputado filósofo y escritor Santiago Kovadloff fue una de las estrellas. Su meduloso discurso se ganó aplausos de pie que casi superaron al de los hombres del agro. "Se va a acabar, se va acabar la dictadura de los K", fue uno de los estribillos que calentó la tribuna.

Las 4 x 4 poblaron las calles adyacentes a Forja y los naranjitas se ganaron el día cobrando 10 pesos por vehículo.

Comentá la nota