Coparticipación sojera: la mayor parte se la llevará el Conurbano

La Provincia de Buenos Aires recibirá, en concepto de coparticipación por las retenciones a la soja, unos 1.470 millones de pesos anuales, en tanto que a los municipios se transferirán 448,5 millones de pesos en el mismo concepto.

Estos datos, realizados en base a las estimaciones de las exportaciones de este año, generaron voces a favor y en contra por parte de los jefes comunales, quienes de todos modos reconocen como “un alivio” el ingreso de fondos extras para las castigadas finanzas municipales.

“Como estamos siempre mendigando fondos extra para sueldos y obras públicas, estos fondos nos dan aire para mantenernos durante todo el año”, indicó Ricardo Moccero, intendente de Coronel Suárez.

Para el jefe comunal, el reparto de los fondos provenientes de las retenciones a la soja “es muy bueno”, y recordó que “las entidades en su momento pidieron esto”.

Sin embargo, muchos intendentes pusieron el grito en el cielo por lo que consideraron un “reparto injusto”, ya que consideran que distritos netamente agropecuarios sostendrán a otros que no lo son.

Quizás uno de los casos más emblemáticos sea el de Pergamino, zona sojera por excelencia, cuyo intendente, Héctor Gutiérrez, calificó la medida como “un engaña pichanga”: este distrito, de acuerdo al Código Único de Determinación (CUD) recibe el 0,47 por ciento de los recursos coparticipables -unos 2,1 millones de pesos-, mientras que La Matanza, el municipio más populoso de la provincia, un 6,6 por ciento -más de 29 millones de pesos-.

Ante esto, Gutiérrez se quejó de que “para Pergamino implica poco más del dos por ciento de su presupuesto, un vuelto que no cambia nada”.

“Hubiese preferido una reducción de 5 puntos en las retenciones, que significarían incorporar al circuito económico de Pergamino no menos de 50 millones de pesos de manera directa”, indicó el intendente.

Por su parte, el intendente de Hipólito Yrigoyen, Enrique Tracik, dijo que los más beneficiados con esta medida “serán los distritos del Conurbano, que no tienen una maceta con una planta de soja”.

“El dinero aportado no es tanto con respecto a lo que se lleva la Nación con los cultivos de la zona”, indicó el jefe comunal, al tanto que señaló que “no nos pone contento recibir un dinero que viene de un sector tan importante, cuando ellos están en las rutas expresando su disconformismo por la falta de rentabilidad”.

Si bien muchos intendentes ya hacen cuentas y piensan en posibles destinos para ese dinero, el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) publicado hoy en el Boletín Oficial, establece en su artículo 1º que esos fondos sólo podrán utilizarse en “obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos o rurales”, y prohíbe tajantemente “utilizar las sumas para el financiamiento de gastos corrientes”.

Sin embargo, Gutiérrez adelantó que “estos magros ingresos no van a llegar nunca a obras, se va a utilizar para pagar aguinaldos de julio y de diciembre”.

Por el contrario, el intendente de Bragado, Aldo San Pedro, consideró que “la obra pública con recursos propios no se puede hacer. Esto va a ayudar a hacer obras por propia iniciativa, sin tener que depender de fondos provenientes de la Nación o la Provincia”.

Números estimativos

Si bien desde el Gobierno Provincial afirmaron que la transferencia a la Provincia será de 1.470 millones de pesos, fuentes oficiales admiten que son “números estimativos”, proyectados de acuerdo a los difundidos ayer por la Presidenta -el 5,1 por ciento de 1.776 millones de dólares-, y señalaron que eso se verá “mes a mes” de acuerdo a las exportaciones.

Por otro lado, desde el sector privado estimaron que los números serán menores, aunque no pudieron precisar cuánto, ya que eso “dependerá mucho de la continuidad del conflicto agropecuario”.

Ahora, para adherir a este sistema, el Gobierno bonaerense deberá firmar un decreto, algo que hará la semana que viene, indicaron fuentes del Gobierno.

Campo versus ciudad

El anuncio de la Presidenta volvió a encender la polémica acerca de los aportes del interior para el desarrollo de las grandes ciudades, con la difusión de la distribución de fondos a favor de los distritos del Conurbano bonaerense.

En ese sentido, siguiendo las proyecciones del Gobierno y los porcentajes de coparticipación que le corresponden a cada localidad, municipios como Almirante Brown recibirán más de 10 millones de pesos, mientras que Tres Arroyos y Benito Juárez -en la zona triguera- poco más de dos millones y medio de pesos.

Ante esto, Tracik denuncia que los distritos del Conurbano “reciben millones de algo que ni conocen”, en referencia a los cultivos de soja.

El CUD determina el reparto de recursos coparticipables de acuerdo a la extensión de los municipios, su población y la “producción hospitalaria” -cantidad de camas, pacientes, atenciones, etc. en hospitales públicos-.

Para Moccero, “la medida está bien: no nos podemos quejar porque produzcamos más y recibamos menos porque es un sistema federal”.

El intendente de Las Flores, Alberto Gelené, coincidió con Moccero, pero reclamó que “otros recursos naturales se deberían coparticipar también: el petróleo, los minerales y otros cereales”.

“Deberían coparticipar otros recursos provenientes del Conurbano para que haya un equilibrio en todas las actividades”, consideró el mandatario municipal.

Por su parte, San Pedro consideró que la medida “es positiva”, pero manifestó que “debería discutirse” el sistema de repartos de manera de distribuir “hacia el interior”: “hay que dar un debate sobre cuáles son los recursos que corresponden a cada zona”.

De todos modos, el intendente de Bragado indicó que “hasta el 2002 que el campo empezó a mejorar, lo que generaba en el campo era ínfimo y había que socorrer a las ciudades del interior”.

Uno de los primeros jefes comunales que había cuestionado la medida a poco de conocerse fue el de Junín, Mario Meoni. “Es parte de lo que veníamos reclamando desde hace mucho tiempo pero no resuelve ningún problema. Muchas veces, tanto en los medios locales como en los de comunicación nacionales, a partir de declaraciones o notas de opinión propuse la descentralización de los fondos hacia los municipios, pero no de esta manera, que busca dividir a la población urbana con los productores rurales”, afirmó.

Meoni aclaró que el anuncio “no soluciona los problemas productivos del sector agropecuario y tampoco satisface los problemas de infraestructura de las ciudades. El dinero que puede llegar a Junín en concepto de coparticipación de la forma que está planteado es mínimo en comparación con el dinero que aportan los productores en materia de retenciones”.

Como hecho positivo, el intendente destacó la medida es apenas “un primer paso en el necesario camino que debemos construir para tener una país federal”.

Comentá la nota