Coparticipación y recaudación están en niveles que no ayudan a sortear el ahogo financiero

Mientras que, durante la primera quincena de agosto los recursos nacionales crecieron sólo en un 8%, la recaudación de impuestos internos se desplomó en un 27 por ciento. Ambas variables de la economía provincial generan mayor efecto negativo en las cuentas públicas. La necesidad de la gobernadora Ríos de acudir a cuentas con afectación específica para afrontar gastos corrientes, incurriendo en una irregularidad. La antesala a lo que será la posible aprobación de una tarifaria de urgencia y la exigencia de no crear un «efecto dominó».
Existen dos variables económicas claves en los recursos provinciales que muestran un panorama desalentador y que hacen primar la urgencia de la administración de Fabiana Ríos por aligerar los acuerdos políticos a fin de lograr herramientas de mayor captación de ingresos, como puede ser la tan mentada «tarifaria corta».

Por un lado, de acuerdo a un informe privado, la provincia de Tierra del Fuego es una de las jurisdicciones del país con menor crecimiento en el reparto de recursos nacionales durante la primera quincena de agosto (fue del 8,7%).

Por otro, en el mes de julio la recaudación tuvo una caída que no puede dejarse por lado, fue de un 27% el desplome en relación a los ingresos ocurridos en el mismo mes del año pasado. Esto es una evidencia clara del efecto de la caída de la tarifaria que caducó el pasado 30 de abril.

El menor crecimiento de algunos ingresos nacionales (no está computado el Fondo Federal Social ni los recursos por regalías petroleras) y la merma recaudatoria son dos variables que contrastan en forma muy preocupante con el aumento del gasto público, que durante el primer semestre fue del 25 por ciento y genera mes a mes un déficit promedio de 45 millones de pesos.

Afectando cuentas específicas

Este paisaje negativo en las finanzas públicas obligaron a la gobernadora Fabiana Ríos a afectar cuentas con afectación específica para el pago de salarios. Al menos, tres meses consecutivos se usaron fondos de la soja para afrontar gastos corrientes, como lo es la carga salarial a los empleados públicos.

Esto se puede comprobar al advertir que el ex ministro de Economía, Roberto Crocianelli, autorizó mediante resolución 213/09 (fechada el 3 de abril de este año), que engrose el Fondo Unificado de Cuentas de la Provincia (FUCO) la cuenta del Banco Tierra del Fuego 1710714/1 (Fondo Federal Solidario decreto 636/09 pagadora).

Es de destacar que esta resolución está en abierta contradicción con el decreto de adhesión al fondo proveniente de la recaudación por exportación de la soja, que en su artículo tercero deja establecida la «expresa prohibición de utilizarlos para el financiamiento de gastos corrientes».

También para el pago de salarios se usaron los recursos provenientes del «Fondo de Solvencia Social», porque al FUCO también se integraron las cuentas 3710177/4 (fondo plan de refacción de edificio escolares) y la cuenta 1710704/2 (fondo plan refacción y mantenimiento de edificios escolares).

A ello se suman las sospechas de los intendentes que el Gobierno afectó el dinero del fondo de emergencia urbano ambiental para gastos corrientes, porque también se adeudan esos recursos; además de aquellos que corresponden a la coparticipación en sí misma.

Todas estas acciones constituyen, al menos, una irregularidad, de esas que el ARI siempre denunció ante organismos de contralor y la propia justicia, cuando otras gestiones de gobierno la usaron como herramientas de financiamiento.

Evitar efecto dominó

Esta semana la Legislatura define si otorga al Gobierno una nueva «tarifaria de urgencia» que se destinará únicamente a captar mayores recursos de actividades tales como petroleras, pesqueras y fábricas; en razón que el Ejecutivo provincial habría alcanzado un acuerdo con estos sectores empresarios.

Pero, junto a esta sanción, el Gobierno deberá adoptar los mecanismos para que no se provoque un efecto «dominó» y que la captación de mayores recursos signifique que, automáticamente, se vuelquen a mejorar salarios y acceder al reclamo de gremios estatales.

«Si el año pasado, con la tarifaria corta, el Gobierno no hubiera accedido al aumento de salarios, incrementando el gasto público, hoy estarían las cuentas públicas equilibradas y no estaríamos hablando de una crisis», indicó un legislador que esta semana estará plenamente abocado a preparar la «megasesión» del jueves 27.

Comentá la nota