La coparticipación cae, pero la recaudación local se mantiene

Tres medidas ha adoptado el municipio para recortar el gasto, en función de la caída que desde principio de año vienen registrando los recursos que coparticipan los gobiernos nacional y provincial.
Desacelerar las mejoras edilicias y la incorporación de tecnología en el Palacio; suspender la compra de vehículos para ampliar la flota de camiones que prestan servicios a la comunidad y achicar el gasto de funcionamiento interno de cada Secretaría.

Como los recursos de origen propio se mantienen -básicamente los que ingresan a través de la Tasa General de Inmuebles y del Derecho de Registro e Inspección-, las restricciones no afectarán las obras públicas proyectadas para este año, la prestación de los servicios ni el pago de los sueldos del personal -ni siquiera el aguinaldo, que "está garantizado"-, según aseguró a El Litoral la secretaria de Hacienda y Economía, María Belén Etchevarría.

Los primeros dos meses del año la recaudación total fue de 26 millones de pesos. En marzo cayó a 22, pero en abril trepó a los 26.200.000, con una mejora de la coparticipación nacional en función del vencimiento de Impuesto a las Ganancias. La tendencia oscilante de estos ingresos obligó a Etchevarría a "encender la luz de alerta de cara a los próximos meses" y a continuar implementando políticas de seguimiento de los contribuyentes para incrementar los recursos locales.

Santa Fe, en un microclima especial

"Todos los municipios de la provincia de Santa Fe van a necesitar algún tipo de ayuda de la provincia para cerrar el ejercicio 2009, incluido el nuestro", abrió el paraguas la funcionaria, y volvió a insistir con la frustrada reforma tributaria: "Todos la necesitábamos y no creo que este año se vuelva a insistir con eso, así que probablemente haya municipios que en los próximos meses no puedan hacer frente al pago de los sueldos".

Según las estimaciones de recursos realizadas para este año, el promedio de caída ronda el 15 %. "Esta es nuestra principal preocupación". A esto se suma la dificultad para planificar las acciones de gobierno, debido a los aportes variables de la coparticipación: "Lo más importante para nosotros es hacer una estimación de recursos relativamente confiable para hacer una asignación responsable del gasto. Y en este momento eso está muy complicado porque hay mucha incertidumbre respecto a los recursos coparticipables".

Sin embargo, reconoce que la ciudad de Santa Fe está resguardada por "un microclima especial, asociado a la gran actividad pública que tiene. Así como en las épocas buenas no supimos aprovechar las bondades, en las épocas de vacas flacas, la crisis se siente menos".

Comportamiento de TGI y Drei

Los ingresos de origen local no generan mayor preocupación, aunque están creciendo a un nivel inferior a lo planificado: "Se van a mantener, estos 4 meses del año así lo han demostrado", dijo. Por ejemplo, al 20 de mayo ya habían ingresado $ 3.572.000 de TGI (cuando en abril el tope fue de $ 5.700.000) y $ 3.807.000 de Drei ($ 4.3000.000 en abril). "Están realizando un buen desempeño lo que demuestra el nivel de confianza de los vecinos. Esto nos permite seguir estando presentes", estimó la secretaria.

La TGI crece período a período, apenas unas décimas. "Tenemos como política una comunicación permanente con el ciudadano, cada vez que se emite la TGI por trimestre notificamos a quienes tienen períodos impagos y los invitamos a adherirse a un convenio de pago o a cancelarlos de contado". El porcentaje de cumplimiento de pago de los 120 mil contribuyentes de la ciudad ronda el 65 %.

Respecto al Drei, tributo siempre influido por la inflación, la merma de la actividad económica incide en la recaudación. "Si bien hay una tasa de crecimiento menor de lo planificado, el Drei se sigue manteniendo dentro de los parámetros razonables", aclaró Etchevarría y remarcó un dato: "El 80 % de la recaudación de Drei la generan los grandes contribuyentes y son aproximadamente 700 establecimientos, muy vinculados a actividades nacionales y provinciales. Los pequeños tienen baja representación dentro de la masa total de recursos".

Y como muestra contó el caso de la Peatonal San Martín, donde el 90 % de la recaudación de Drei la generan 44 comercios, de un total que supera las 300 empresas.

La EPE, en deuda

La secretaria de Hacienda pasó factura. La Empresa Provincial de la Energía mantiene una deuda importante con el municipio. Todos los meses debe transferir el 6 % de su facturación bruta de la ciudad, que ronda entre los 380 mil y los 400 mil pesos, "es una cifra que hoy, en épocas de vacas flacas debemos considerarlo".

"Todavía nos adeuda recursos del año pasado, permanentemente tenemos que estar atrás de la EPE para que nos transfieran los recursos y la semana pasada hemos logrado que nos envíen el dinero de noviembre de 2008. Siempre llega con muchísimo retraso", se quejó Etchevarría. Y adelantó que "de no obtener una transferencia más rápida vamos a tomar otras medidas, por lo menos iniciaremos una acción formal de reclamo ante la EPE".

En abril tuvimos el vencimiento de la primera cuota de TGI, con un muy buen cumplimiento de los vecinos. Se recaudaron $ 5.700.000, el más alto hasta ahora desde julio de 2008

Comentá la nota