"La coparticipación de Misiones es injusta"

En una entrevista concedida al diario Crítica, el gobernador denuncia que provincias con la misma población reciben un 40% más de ayuda financiera. No se asusta ante un eventual acercamiento al FMI y critica a la oposición porque "alienta una sensación de crispación que la sociedad no percibe".
–La mayoría de las provincias tienen problemas económico-financieros, ¿cómo está Misiones?

–Tiene un índice de coparticipación muy injusto. Chaco, con la misma cantidad de habitantes, recibe un 40 por ciento más. Formosa, con menos habitantes, un 10 por ciento más. Y Corrientes, también con menos habitantes, recibe un 25 por ciento más. Eso hace que, con esa realidad, los misioneros tengamos cuentas fiscales muy ordenadas y un Estado que cuida mucho los egresos. Llevamos adelante una política fiscal en términos de recaudación rígida que nos permite, a partir de un control minucioso en los egresos y una política fiscal que nos garantice ingresos provinciales importantes, lograr un equilibrio.

–¿Qué ocurrió con la obra pública en su provincia?

–Mantenemos un ritmo aceptable. Y cuidamos tener esos recursos, porque la obra pública se transforma en una de las poleas de transmisión de empleo más gravitantes en Misiones.

–¿Cómo toma las postulaciones para 2011?

–Las elecciones de junio han hecho que el trayecto de 2009 haya sido muy largo. Todos debemos seguir trabajando y el calendario electoral se irá acelerando a fines de 2010. Mientras tanto, la mejor manera de hacer una buena política es hacer un buen gobierno.

–¿Cree que ayudará el acercamiento al FMI para volver a los mercados internacionales?

–Si hay algo que no valoran los medios argentinos y la oposición es el fenomenal proceso de desendeudamiento que ha logrado el gobierno nacional en los últimos años. El volumen y la calidad de deuda que tiene la Argentina han disminuido notablemente. El problema es que eso, en otras épocas, lo hacían los superávits gemelos que tenía el comercial con su correspondiente relación con el fiscal. Ahora, esa situación está un poco más compleja. Entonces creo que no es malo volver a algunos mercados de crédito para tener un perfil de la deuda de mayor calidad, en términos de costos y de tiempo. Esto no significa perder soberanía; por el contrario. La Argentina estuvo muchas veces gobernada por ortodoxos que no lograron jamás ni el superávit gemelo fiscal y comercial ni el nivel de desendeudamiento que logró este gobierno.

–¿Cómo ve los movimientos de la oposición?

–Preocupado, porque no generan alternativas. Y, en definitiva, lo que hacen es alentar constantemente la sensación de crispación, que la sociedad argentina no percibe.

Sin versos con el dengue

¿Cómo está la provincia en materia de prevención del dengue?

–Lo primero que tenemos que hacer es entender que éste es un compromiso de todos, sin excepciones. El gobierno no se puede meter en las 300 mil viviendas que hay en la provincia para ver si se están tomando las medidas necesarias de prevención. Todos sabemos que hay que tratar de eliminar los hábitats naturales de reproducción del mosquito. Y, en ese sentido, estamos trabajando para educar a los chicos en las escuelas. Pero por sobretodo hay que trabajar con la verdad. Cuando se tiene un problema hay que reconocerlo y no ocultar casos. Hay que abordar el problema e intentar solucionarlo.

"Plantear un paro docente hoy no conduce a un buen diálogo"

–En algunos puntos del país ya comenzó la presión salarial, ¿cómo lo está llevando?

–Tenemos una buena relación con los gremios. La situación es compleja. Pero con los docentes, por ejemplo, tenemos muy buena relación. No sé a qué gobierno los gremios docentes le estarán haciendo problemas, pero a esta altura del año plantear un paro no me parece que conduzca a un buen entendimiento y a un buen diálogo. Se sabe que a principio de año se le dio una mejora salarial a todo el sector docente en todas las provincias, aun cuando las provincias no mejoraron sus ingresos. Hay que buscar un punto intermedio. Por eso, los misioneros abocamos el problema de manera integral. No sólo desde el punto de vista salarial, sino también de las distintas relaciones que existen entre los docentes y el gobierno.

–¿El gobienro nacional colabora con la integración estratégica con países vecinos?

–Mucho. El 90 por ciento de nuestra frontera está vinculada con Paraguay y Brasil; el resto, con Corrientes. Así que tenemos problemáticas diarias que nos relacionan. Tenemos una fuerte necesidad de comercializar entre nosotros y desarrollar nuestros destinos turísticos. Este gobierno es el que más entiende la necesidad de resolver años de olvido en la provincia de Misiones. Antes, había una doctrina de la seguridad nacional que mantenía un conflicto constante con los brasileños. Y Misiones aparecía como una barrera de protección de una probable ocupación. De esa forma, nos quedamos sin rutas. Recién este gobierno está terminando la ruta del Mercosur. Ahora hay un constante contacto con los gobernadores vecinos.

Comentá la nota