Los cooperativistas volverán a trabajar y la FTV levantó la carpa de protesta

La próxima semana podrían volver a las obras en la Sociedad de Fomento del barrio Alberdi. Y junto a un funcionario municipal viajarán a La Plata, para destrabar fondos del Instituto de la Vivienda. El acuerdo de ayer permitió terminar con el conflicto.
El conflicto entre los cooperativistas nucleados en la Federación Tierra, Vivienda y Hábitat (FTV) y el Gobierno Municipal tuvo un rápido, y positivo, desenlace. Los manifestantes, que el miércoles pasado habían montado una carpa frente al Palacio San Martín, decidieron ponerle punto final a la protesta ayer a la mañana. El hecho que destrabó el nudo de la relación entre las partes fue la última reunión que mantuvieron, bien temprano, con el secretario de Desarrollo Social, Eduardo Rodríguez.

Poco antes del mediodía, los manifestantes levantaron la carpa y se retiraron del lugar. A cambio, se llevaron la promesa de trabajo en obras solicitadas por la Sociedad de Fomento del barrio Alberdi, y el acompañamiento de un funcionario comunal para gestionar un fondo de 343.000 pesos, demorado en el Instituto de la Vivienda bonaerense, que permitiría encarar la terminación de otras ocho casas en el barrio Trabajadores.

Los cooperativistas reclamaban la continuidad laboral que veían en peligro. Y aunque el Municipio les había pedido tiempo hasta febrero para ajustar nuevos proyectos, ayer surgió una propuesta que cumplió las expectativas de los constructores.

"Nos volvió a atender Rodríguez y nos explicó que el intendente José Eseverri y el jefe de Gabinete Héctor Vitale se habían comunicado con el presidente de la Federación de Sociedades de Fomento y Juntas Vecinales. A través de esa institución, entre otros pedidos que ya tenían, habían recibido uno del barrio Alberdi, para encarar una serie de obras. Supuestamente ya están presupuestados, y el próximo lunes iremos junto con un técnico de la Municipalidad para ver si dan los números. Y si todo está bien, el mismo martes, o el miércoles, habría dos cooperativas que ya podrían estar trabajando", valoró José Calderón, principal referente a nivel local de la FTV, agrupación que comanda Luis D'Elía.

La promesa de trabajo inminente alcanzó para desactivar la protesta. Sólo dos días atrás, la FTV había acusado al Municipio de "no cumplir con el compromiso que habían asumido", mientras que la Comuna utilizó el auxilio de la fuerza pública ante lo que consideró un "ingreso indebido" de los cooperativistas a dos viviendas del barrio Trabajadores, donde desarrollaban labores de construcción. En 48 horas, los ánimos se calmaron y la relación parece haber recuperado la fluidez de tiempos anteriores.

Hoy, Calderón mira hacia delante, con mejores expectativas, para muchos impensadas algunas horas atrás. "El lunes nos vamos a juntar con el presidente de la Sociedad de Fomento Alberdi, para ver cuáles son los trabajos a realizar. Iremos con un técnico de la Municipalidad, y en principio es un trabajo que permitiría incluir a dos cooperativas", comentó con entusiasmo.

Además, destacó que se logró reflotar otro proyecto, todavía más ambicioso. "Cuando las cooperativas se pongan a trabajar, vamos a viajar (el secretario de Desarrollo Social) Eduardo Rodríguez y yo a La Plata para terminar de arreglar el expediente en el Instituto de la Vivienda". La mencionada gestión apuntará a destrabar un fondo demorado de 343.000 pesos, que será destinado a la terminación de otras ocho viviendas en el barrio de los Trabajadores, cuya construcción también quedaría a cargo de los cooperativistas. "Es una obra importante y, en caso de salir, garantizaría trabajo por el término de seis meses", valoró Calderón.

Sin secuelas

El dirigente de la FTV se mostró esperanzado en que el conflicto público que mantuvieron con el Gobierno Municipal no genere secuelas. "De parte nuestra, seguro que no. Y de parte de ellos, creo que tampoco. Por lo menos, Eduardo Rodríguez me dijo que querían acompañarnos para poder terminar el expediente de las viviendas", destacó respecto del gesto oficial. "Además, tenemos otros 2 ó 3 proyectos en carpeta para presentarle a la Comuna, que luego podrían ser elevados por ellos a la Nación. Y ya nos dijeron que no había ningún problema, que los traigamos que les van a dar el curso que corresponde", completó.

En síntesis, para Calderón la solución al conflicto llegó porque "obtuvimos lo único que estábamos pidiendo, que era que nos garantizaran la continuidad de trabajo que nos habían prometido, siempre que cumpliéramos con los plazos estipulados".

Comentá la nota