La Cooperativa San Roque ya no tiene fondos y pide un "salvataje económico"

La situación de la Cooperativa San Roque de Villa Carlos Paz parece haber llegado a su instancia más crítica, luego de que las autoridades de la entidad denunciaran ayer que ya no tienen "fondos" y que, para poder seguir prestando el servicio de agua potable en Villa del Lago, necesitan alrededor de trescientos mil pesos.
El encargado de exponer la problemática fue el presidente de la firma, José Campuzano, quien también pidió al municipio que se contemple la posibilidad de otorgar un aumento de tarifas, que no se actualiza desde el año 2006 y alcanzaría el orden del 50%.

Con sus declaraciones el presidente de la concesionaria "pintó" un panorama "crítico", donde se expuso "la difícil situación económico-financiera en la que se encuentra inmersa la institución" y solicitó "apoyo financiero a fin de poder continuar con la normal prestación del servicio público".

"En efecto la tarifa se encuentra desactualizada, el último incremento fue otorgado en el 2006, con un importante desfasaje que supera, conforme estudios realizados conjuntamente con la Municipalidad, el ciento por ciento (100%) (…)"; disparó Capuzano, que explicó: "Esto obedece al constante incremento de los costos directos (imposibles de manejara para la institución), como resultan los sueldos del personal, que se rigen legalmente por los correspondientes a los empleados de comercio y los constantes aumentos del costo de la energía eléctrica (ya que conforme a la topografía de la zona de Villa del Lago, la única manera de derivar el agua hacia los tanques distribuidores es mediante sistema de bombeo), el cloro y el combustible, entre otros".

En ese aspecto, el déficit mensual promedio que tendría la cooperativa sería de $12.000, agravado por el hecho de que el 85% de los usuarios del servicio son propietarios de casas de familia y su consumo es menor a los cuarenta pesos. Pero lejos de culminar allí, la situación se vio agravada por una deuda que el Consejo de Administración adquirió con la AFIP (cercana en valores nominales a los $290.000), que -según se expresó- provoca "numerosos inconvenientes"; tales como el secuestro del único vehículo que posee la entidad.

Si además se tiene en cuenta la extensión de la zona de Villa del Lago, este episodio originó que se incurrieran en erogaciones "no previstas", mientras que se registran importantes "falencias" en el tendido de redes, "el que se encuentra obsoleto y sin posibilidades de reemplazo en el corto plazo". En parte, esto también sucede porque la zona tampoco cuenta con el llamado "rubro-obras" (cuya recaudación se destina al mantenimiento del servicio), que sí se aplica para la prestación de la Cooperativa Integral (Coopi); de acuerdo a las informaciones que se pudieron conocer ayer.

Comentá la nota