La Cooperativa recibió más lámparas de bajo consumo para canjear

La Celp recibió una nueva partida en el marco del Pronuree (Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía Eléctrica). De lunes a viernes de 8:00 a 13:00 se entregan hasta cuatro focos por cada socio a cambio de otros tantos incandescentes.
Días pasados la Cooperativa Eléctrica de Pergamino recibió una nueva partida de lámparas de bajo consumo para ser distribuidas entre los asociados en el marco del Pronuree (Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía Eléctrica). Ahora, el canje establece que la Celp puede entregar cuatro lámparas a cada socio, recordando que el asociado debe llevar las lámparas comunes (incandescentes) para poder efectuar el cambio, además de la factura de luz y el documento de identidad. También desde la Cooperativa Eléctrica se informó que debido a que el programa amplió el número de lámparas de dos a cuatro, quién anteriormente retiró dos, ahora podrá retirar otras dos, siempre que se presente con las lámparas comunes. El trámite se realiza en la sede de la Celp (Marcelino Ugarte 468) de lunes a viernes de 8:00 a 13:00.

Cabe recordar que en diciembre de 2007 se declaró al Pronuree de interés y prioridad nacional. El mismo está destinado a contribuir y mejorar la eficiencia energética de los distintos sectores consumidores de energía. Para ello la Secretaría de Energía dependiente del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios ha implementarlo sobre la base de los mencionados lineamientos el programa mencionado.

Se considera imprescindible que todos los usuarios de energía eléctrica adopten conductas racionales y conservativas en el uso de la energía eléctrica que contribuyan al objetivo señalado. Si se utilizan lámparas de bajo consumo, se obtiene un nivel de aprovechamiento superior respecto de la lámpara "incandescente común", a su vez un similar o superior nivel de iluminación. Además, se logra obtener una mayor eficiencia por cada kilovatio/hora comparando con las lámparas incandescentes, de tal manera que produce ahorro de energía y una vida útil superior de cada lámpara, considerando un uso normal. Estas lámparas de bajo consumo reemplazan directamente a la lámpara incandescente sin necesidad de agregar ningún tipo de equipo adicional. Si bien el costo es superior en unas 9 veces aproximadamente, la vida útil de la lámpara es muy superior, con lo cual el reemplazo se paga con creces, logrando un ahorro del 70% considerando las sustituciones que se deben realizar a lo largo de su vida útil.

En la actualidad las denominadas también como lámparas "ahorradoras" no sólo han reducido su contenido de mercurio, sino que al mismo tiempo logran ofrecer mayor cantidad de luz con un consumo de energía muy inferior al que precisan otras fuentes de luz, como las tradicionales lámparas incandescentes. Además desde el punto de vista medioambiental, las lámparas ahorradoras son más respetuosas con el entorno que las lámparas incandescentes, gracias a que su depreciación luminosa es muy pequeña (10% a las 20.000 horas) y a que durante su uso se produce una disminución considerable en la emisión de CO2 a la atmósfera.

A la hora de comparar una lámpara incandescente (tradicional) con una compacta (bajo consumo), esta última arroja un ahorro en KW por mes con un uso de 5 horas diarias de 9 KW (para muchos entre el 5% y el 10%). Además, una lámpara incandescente de 75 W tiene una duración estimativa de 1.000 horas (cambio cada 6 o 7 meses) frente a las 8.000 (cada cuatro años) de una compacta de 15 W. A manera de ejemplo, una lámpara de 20 watts de bajo consumo es equivalente a una común de 100, por lo que en cada cambio se ahorrará 80 watts. Este nivel de ahorro, multiplicado por los millones de lámparas de bajo consumo que planea distribuir el Gobierno, equivale a 400 megavatios de potencia.

Comentá la nota