La Cooperativa intenta explicar el tarifazo

En la mañana de ayer, representantes de la CESPLL se reunieron en el Concejo Deliberante con ediles y autoridades municipales.

Después de casi cuatro horas pasaron a un cuarto intermedio.

La empresa evalúa hacer planes de pago para pagar la factura de la luz.

Algo menos de cuatro horas demandó una nueva reunión para explicar el fuerte incremento en la tarifa por el consumo de energía eléctrica. De la reunión participaron autoridades municipales, concejales e integrantes del Consejo de Administración y la Gerencia de la Cooperativa Eléctrica y se llevó a cabo ayer por la mañana en el recinto del Cuerpo Deliberativo.

El encuentro fue a puertas cerradas para que la prensa, vecinos (usuarios-socios de la CESPLL) no tuvieran acceso. Usando un eufemismo para justificar la restricción a los medios de comunicación, varias voces dijeron que al tratarse de una “reunión de trabajo”, la prensa no pudo ser testigo de los asuntos discutidos en un lugar público por los miembros de una empresa social y los representantes del pueblo.

Cerca de las 13, tres medios que estaban presentes en el primer piso de la Municipalidad fueron convocados a una conferencia de prensa. Minutos antes, el concejal por el FUV, Roberto Monzón, había abandonado el recinto con evidentes muestras de fastidio. Según expresiones del edil, el aumento aplicado no tiene vuelta atrás y el rol de las autoridades del Departamento Ejecutivo dejaba mucho que desear.

Abel María Manno, presidente del Consejo de Administración de la CESPLL, y Domingo Faro, concejal por el bloque Reafirmación Peronista, fueron las voces que dialogaron con la prensa.

Casi como una paradoja Faro intentó ser “breve” para resumir una reunión extensa en la que fueron abordados varios temas. “Se hablaron muchísimas cosas, de algunas nos hemos informado, otras las tenemos por escrito en función de una agenda de trabajo que no terminamos de ver. Dado lo avanzado de la jornada, se decidió un cuarto intermedio para seguir hablando del tema pero con el material que tenemos cada bloque va a ir fijando posición para hacer un pronunciamiento al respecto o tomar alguna decisión buscando algún acompañamiento de la Provincia”, trató de explicar el experimentado concejal.

El tarifazo, que comenzó a aplicarse con la última facturación, parece no ser nada en comparación con lo que puede venir. En la Cooperativa son conscientes de que pueden enfrentar una ola de quejas, pero se defienden argumentando que están poco menos que atados de pies y manos, ya que la decisión de incrementar el costo de la energía eléctrica fue tomada por el gobierno nacional con acuerdo del gobierno provincial.

Ahora hacen lo imposible para explicar los conceptos que conforman la factura de energía eléctrica para consumo residencial, sector de la población más sensible y perjudicada con el importante aumento que ya empezó a sentirse.

Sería un hecho que el retroactivo de los meses de octubre y noviembre de 2008 sólo se va a aplicar a consumos superiores a 500 Kw, mientras que por el momento, la Cooperativa no tiene previsto eliminar el Fondo de Capitalización aunque en 60 días podrían empezar a estudiar si continúa o no aplicándolo en las facturas. De todos modos, no se vislumbra que deje de figurar en el recibo. A juzgar por los dichos de Manno este cargo fijo tiene relevancia en las arcas de la empresa. “La Capitalización la estamos utilizando porque no nos olvidemos que durante siete años no hubo aumento en la tarifa residencial y la Cooperativa ha dado pérdida en los últimos balances y nos vimos en la obligación de pedirle a la población que colabore con nosotros en los gastos de insumos y del movimiento que tenemos”.

Con respecto a este último tema Faro no brindó precisiones, aunque señaló que “se tocaron todos los temas posibles que están en la facturación” e insistió con que “hay elementos que tenemos para estudiar en cada bloque y después ver si hay un criterio uniforme o distinto. Por lo tanto, hoy no estamos en condiciones de adelantar ninguna posición.

Para Manno, la ecuación es sencilla: “La Cooperativa lo único que hace es recibir órdenes a nivel provincial y nacional para la facturación”.

Entre los temas que quedaron pendientes y serían tratados en una nueva reunión, aparece como prioritario la proyección del consumo durante diciembre. “En principio, parecería que fue menor pero esa información la están debiendo”.

A modo de buscarle una explicación a la picante tarifa, Manno se escudó en razones climatológicas. “Hemos tenido un noviembre de lo más caluroso en los últimos 50 años y a raíz de eso la tarifa de noviembre es, quizás, más alta que la que va a venir en diciembre. Según las estadísticas, fue el más caluroso en 53 años”.

Más allá de la temperatura ambiental, no menos elevada es la térmica de los usuarios tras recibir la última facturación. Todas las explicaciones de la CESPLL siguen resultando escasas y, en muchos casos, difícil de comprender. Al PUREE lo entienden pocos y algunas leyes que aparecen en el recibo directamente son incomprensibles.

Por caso, la Ley Provincial 7290 del año 1978 que corresponde a un impuesto del 5,5% destinado a financiar las inversiones que “demande” la Central de Acumulación por Bombeo en Laguna La Brava de Bahía Blanca o la Ley Nacional 23681 de 1989 para la empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado de la provincia de Santa Cruz.

A las puertas de una avalancha de reclamos, en la CESPLL evalúan hacer planes de financiamiento para pagar la luz en cuotas para aquellos que por el PUREE recibieron una sanción que incrementó notoriamente la facturación, al tiempo que reconocen estar desconcertados por no saber a ciencia cierta si el PUREE sigue o hay que dejar de sumarlo a la tarifa.

Pero hay algo que dan por descontado. “A nadie se le va a cortar la luz. Tenemos la suerte de decir que en Luján es muy raro que la Cooperativa le corte la energía eléctrica a alguien. Para los que gasten menos de 100 Kw tenemos una tarifa especial, pero a nadie le hemos cortado salvo cuando pasaron varios meses. La Cooperativa nunca dejó a nadie sin corriente”.

Finalizada la conferencia de prensa, el concejal Carlos Frascaroli sostenía en un diálogo informal con este medio que el aumento que a muchos sorprende es una de las consecuencias por la poca conciencia que tienen muchos usuarios a la hora de consumir energía eléctrica. “Hay personas que duermen con el aire acondicionado y así no se ahorra”, decía en el recinto que en el mediodía de ayer mantenía las viejas lámparas con numerosas bombitas convencionales prendidas sin sentido y los tubos fluorescentes encendidos inútilmente.

“200 a 300 Kw”

Es el consumo promedio residencial, según Abel Manno.

Comentá la nota