La cooperadora brinda un apoyo importante al Regional

Funciona en un trailer ubicado en el predio del nosocomio. Colabora con el centro asistencial mediante la donación de elementos. Genera recursos a través de la cuota societaria, la contribución de empresas privadas, la venta de vehículos dados de baja y el alquiler de la sede que le destinó provincia, pero que su comisión directiva decidió arrendar para aumentar sus ingresos.
El presidente de la cooperadora, Félix Sotomayor, aseguró en dialogo con Diario Patagónico que todos los aportes que puedan recibir son significativos para el Hospital Regional.

La cooperadora del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, lleva más de 20 años de trabajo y nuclea en la actualidad a más de mil socios. Félix Sotomayor la preside desde hace cuatro años y comentó la importancia que tiene la asistencia de esa entidad para el funcionamiento del nosocomio público.

"La tarea de las cooperadoras hospitalarias en Chubut está regida por una ley que establece cuáles son las atribuciones, las funciones que tienen las cooperadoras.

La misión especifica es la de ayudar fundamentalmente al hospital en cuanto a las necesidades que se plantean y que la cooperadora puede atender, y en definitiva favorecer al hospital para que el paciente se vea favorecido", evaluó.

Esa tarea solidaria se lleva a cabo a través de distintas acciones que ayudan a aumentar el presupuesto de la cooperadora para la compra de insumos y elementos que dona al hospital. Sin embargo, su ingreso más tangible está representado por la cuota societaria.

"La cooperadora tiene como fuente de ingreso la cuota societaria que es voluntaria, de cinco pesos o lo que quiera aportar de acuerdo a sus posibilidades.

La recaudación mensual es de siete mil pesos aproximadamente. No es una medida que resulte importante para poder hacer obras o atender las necesidades del hospital, pero lo más importante es que la gente esté y sea consciente de colaborar con su hospital", consideró Sotomayor.

También el ente solidario recolecta fondos a través de la playa de estacionamiento del hospital --donde se recaudan alrededor de cuatro mil pesos mensuales-- y con el alquiler de la confitería del nosocomio.

"Provincia nos ha facilitado un local al ingreso del hospital, que tenía como función que sea la sede de la cooperadora, pero nosotros conseguimos un trailer, el director del hospital (Alberto Díaz Legaspe) nos autorizó la instalación y pedimos autorización a la Secretaría de Salud y la sede de material la tenemos concesionada a una persona que instaló allí una confitería y nos paga dos mil pesos", explicó el presidente de la cooperadora.

"Tenemos también ingresos por venta de vehículos. Coordinamos con el departamento de transporte (de la Secretaría de Salud de la Provincia) los vehículos que se han dado de baja en la zona sur. Nosotros los solicitamos, cogestionamos la ley para obtener la donación por parte del gobierno provincial y luego con el producto de la venta del vehículo, más el aporte del dinero juntado, lo destinamos a compras de vehículos para traslado de personal o elementos que sean necesarios", graficó Sotomayor.

Sin embargo, estos aportes muchas veces resultan insuficientes, si bien para la cooperadora todo aporte es importante. "Hemos manejado presupuestos de dos o tres millones de pesos cuando se hizo la sala de rehabilitación, lo hizo cooperadora que lo construyó y lo equipó. En ese momento se recibía un subsidio de Nación y han habido años malos en que no hemos llegado al 20 por ciento de ese dinero", remarcó su presidente.

EL APOYO DE LAS EMPRESAS

Los ingresos de la cooperadora también están supeditados al aporte de empresas privadas en materia de fondos o de obras. "Hay años que uno consigue muy buenos aportes, como por ejemplo cuando hicimos la sala del quemado con fondos que destino Carrefour por el incendio que hubo cuando era Casa Tía.

Bueno, en esos años el presupuesto se veía como que era un presupuesto importante, pero en realidad era porque estaba esa obra determinada. Pero tampoco nos olvidemos que fue consecuencia de un problema que se tomó como una compensación a la comunidad", señaló.

Sotomayor también consideró que el aporte de empresas privadas siempre resulta importante. "Las empresas privadas colaboran. No sólo en la campaña de socios adherentes, sino que también de conversaciones con directivos de las empresas surge la directa compra por parte de un elemento que luego va a parar a la cooperadora para su donación al hospital", detalló.

"Siempre son significativos los aportes de las empresas. Yo rehuyo a cuantificar en dinero los aportes, porque el aporte es valioso de por si. No hay aportes chicos, porque si yo junto varios pequeños aportes puedo juntar el dinero para comprar un respirador artificial o puedo comprar elementos útiles para radiología o mamografía. Estamos conformes con nuestros empresarios y es cierto a veces alguno meten la mano al bolsillo y el cocodrilo le muerde la mano, pero no son todos y la mayoría al momento de colaborar lo hacen", sentenció.

La cooperadora atiende de lunes a viernes en el trailer que se encuentra ubicado dentro del predio del hospital y aquellos que deseen colaborar con el nosocomio se puedan acercar y brindar un apoyo solidario que resultará importante, por más mínimo que sea.

Comentá la nota