Los convocó a una reunión en su casa de Pinamar. Ivoskus reagrupa a los transversales vecinalistas

Participaron varios intendentes y otros miran de reojo por si se forma algún armado provincial por afuera de los aparatos.
El "Japonés" García, intendente de Vicente López y quien es el que sigue más "pegado" al gobierno nacional porque "Kirchner es el que nos dio más cosas". Pablo Bruera, jefe comunal de la capital de la provincia, quien no es ya recibido en la Quinta de Olivos y que mandó a pintar en las rutas 11 y 2 "Buera en una Massa". José Eseverry de Olavarria, que perdió por bastante la última elección, Ricardo Mócero de Carlos Casares, y emisarios de Gustavo Pulti de Mar del Plata y Carlos Sánchez de Tres Arroyos, además de concejales y dirigentes vecinalistas de Chivilcoy, Cnel. Pringles, Ituzaingó y Tres Lomas, se reunieron por más de tres horas en la casa de veraneo de la familia Ivoskus de Pinamar, cerca del balneario CR, donde se junta toda la élite política desde los tiempos del Menemismo, y donde son todos amigos por un rato.

El tema de debate fue la reforma política y como esta afecta a los movimientos comunales, ya que supuestamente deberán participar de las internas de los grandes partidos si quieren ser candidatos.

Y no es que ya decidieron irse del PJ-FPV, o de la UCR para no volver más, quieren tener puertas abiertas para ver cual salida es la más productiva a partir de mediados del 2010, cuando se empezarán a definir las candidaturas en todos los niveles.

El pragmatismo de los intendentes dice que si Kirchner mide bien y garantiza arrastre, van con él, si existe una situación de empate con cualquier otro candidato, se juegan por la libre poniendo huevos en distintas canastas, y si el ex presidente no logra construir una candidatura interesante, le sueltan la mano más rápido que a un carbón al rojo.

Este que puede ser el comienzo de un armado político provincial es seguido de cerca por otros intendentes, entre ellos Sergio Massa de Tigre y el otro Sergio, Breinstein, de Bahía Blanca.

Comentá la nota