La CTA convocó un paro para el 27.

Los dirigentes de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) seccional Neuquén anunciaron ayer en conferencia de prensa la convocatoria a un nuevo paro para el próximo 27 de mayo por 24 horas.
Junto con los representantes de los sindicatos de la provincia estuvo Víctor Mendibil, secretario de Interior de la CTA y secretario adjunto de la Federación Judicial Argentina (FJA), quien explicó que la nueva medida de fuerza surge ante la falta de respuestas de parte de Nación.

Entre los requerimientos de la CTA está una urgente convocatoria al Consejo del Salario y discusiones libres para sostener el nivel adquisitivo salarial.

Además, el gremio solicita una Ley de emergencia nacional que prohíba los despidos por 180 días, defendiendo los puestos de trabajo, los salarios y los derechos de los trabajadores. También solicitan un aumento de emergencia para los jubilados hasta alcanzar el 82 por ciento móvil y la profundización del proceso de nacionalizaciones, empezando por el sector energético.

Derrumbe en un Juzgado de Familia

Durante la conferencia, el secretario gremial del Sindicato de Empleados Judiciales de Neuquén (SEJUN), Rafael Rubio, dio a conocer un derrumbe -ayer por la mañana- en el cielorraso de un despacho del Juzgado de Familia Nº 1.

El gremialista comentó que no ocasionó víctimas, pero recalcó que el año pasado desde el sindicato realizaron "un informe técnico que acreditaba deficiencias de seguridad en todo el sector". Y manifestó que otros techos de diferentes oficinas se visualizan con riesgo de desplome.

"También en mesa de entradas de las Fiscalías Especiales y en la Agencia Fiscal de Delitos Violentos contra la Propiedad se registró a primera hora de hoy (por ayer) una filtración de agua, la cual en algunos sectores discurre por los conductos de la instalación eléctrica y entendemos que existe riesgo de choque eléctrico", informaron ayer desde el sindicato a través de una carta dirigida al presidente del TSJ, Oscar Massei.

Comentá la nota