Convocarían a un cacerolazo La Policía arremete contra los cuida coches de Pilar

Los desalojó de la Plaza 12 de octubre. Los "trapitos" denuncian que detrás está la mano de la Comuna. Piden una entrevista con el intendente Humberto Zúccaro.
La Policía de Pilar desalojó el pasado viernes a los cuida coches del centro de Pilar, lo que generó un nuevo conflicto.

Es que los "trapitos" pilarenses aseguran que detrás del desalojo está la mano del Municipio "que no quiere ver la realidad de Pilar".

"Nos dijeron que el problema era con 2 ó 3 que se emborrachan y le dicen groserías a la gente, como a las maestras que estacionan los autos, pero lo cierto es que nos sacaron a todos y no sabemos si vamos a poder seguir. Yo hoy (por ayer lunes) volví a trabajar y por ahora no me han dicho nada, pero sabemos que nos quieren desplazar", señaló a Pilar de Todos uno de los cuida coches.

"Nos ofrecieron trabajar en una cooperativa si nos íbamos, pero no sabemos si creer", añadió otro.

Un grupo de "trapitos", que pide monedas a cambio de cuidar los autos que se estacionan en la Plaza, redactó una carta a través de la cual le piden al intendente Humberto Zúccaro que les permita trabajar.

"Nos dirigimos a usted para plantearle nuestra disconformidad respecto de vuestra actitud, tipo embajada de los Estados Unidos en (el conflicto de) ex Terrabusi, que mandó a la Policía y a Gendarmería a reprimir a los trabajadores. En este caso es más grave porque se nos despidió de una forma no muy formal, y en su nombre, usando a la Policía, la cual debiera prevenir los delitos y no expulsar en su nombre a las persona que el propio sistema que usted y todos los políticos crearon", señala el texto al que tuvo acceso Pilar de Todos.

"La única tarea honesta que día a día nos ha dado de comer a nosotros los trabajadores que pedimos una colaboración por cuidar coches en la Plaza 12 de Octubre, como así mismo a nuestras familias. Le solicitamos, antes de convocar a los vecinos a un cacerolazo para que se vayan todos, que nos permita trabajar dignamente. Si a usted no le gusta que se vea la realidad de Pilar con los excluidos en la Plaza, consíganos trabajo, porque a robar no iremos", cierra el texto.

Ayer, de todos modos, los cuida coches trabajaron con normalidad, pero temen que "en cualquier momento" vuelva la Policía.

"Queremos hablar con el intendente. Varios de nosotros no se atreve a hacer lío por miedo a que nos dejen sin el trabajo, pero esto no es un delito, en todo caso una contravención. Pero por arriba de eso está la necesidad de nosotros", señaló un hombre que, aseguró, es padre de una de las vendedoras ambulantes de Pilar más combativas. La que acomoda su puesto de pochoclos y garrapiñadas frente a la terminal de colectivos, pese a que la venta ambulante está prohibida en el Distrito.

Comentá la nota