Convocan a trabajar por las tierras del Ejército

La bióloga y columnista interactiva Valeria Ojeda hizo uso de la banca del vecino, en representación de la comisión de espacios verdes y ambiente de la Junta Lago Moreno. Presentó un proyecto para trabajar en conjunto entre distintos sectores y proteger las tierras del Ejército, desde el punto de vista ambiental. Insistió en la necesidad de sentar una posición de lo que "Bariloche quiere para estas tierras" y aseguró que "hay gente que ha trabajado bastante desde el punto de vista técnico, no estamos en cero".
Desde la junta vecinal del Lago Moreno, Valeria Ojeda, planteó la necesidad de trabajar en forma conjunta entre distintos sectores e instituciones sobre las tierras conocidas como del Ejército, puesto que las calificó de vulnerables desde el punto de vista ambiental.

Se trata de las tierras ubicadas en una franja en la zona sudoeste del ejido, desde el cerro Otto a Colonia Suiza, e incluye el arroyo Gutiérrez y la última porción del Casa de Piedra. Llamó a trabajar en definir qué quiere la comunidad para esas tierras y manifestó que "hay gente que ha trabajado bastante desde el punto de vista técnico, no estamos en cero".

Ojeda aclaró que no hay un plan definido sino que la idea es que "Bariloche se siente a discutir entre todos qué hacer con estas tierras", aunque destacó que lo más importante es la protección ambiental.

Expresó que están involucradas otras juntas vecinales del sector porque se trata de 3.800 hectáreas dentro del ejido, "la porción verde más grande que le queda al ejido de Bariloche". Destacó que se trata de espacios en estado agreste en distinto estado de conservación biológica según los sectores, "pero hay sectores muy bien conservados", aclaró.

Indicó que se las conoce comúnmente como tierras militares, pero son en realidad tierras del dominio del estado nacional y hay diferentes pedidos con distinta interacción con la comunidad, como el de la Universidad de Río Negro. Manifestó que "están en un estado muy vulnerable porque Bariloche tiene poca injerencia en su situación dominial, y sólo interviene cuando es un pedido para construir".

Llamó la atención sobre la necesidad de una mirada socioambiental y no permitir que se fraccione por fuera de la órbita de Bariloche. "Estamos de algun modo mirando esto de costado y lo van a decidir desde otro lugar".

Por ello junto a el Snap y Arbol de Pie están trabajando en un proyecto y convocan a las instituciones a prestarle atención al tema y trabajar un proyecto conjunto de trabajo, "el pedido al concejo es que se involucren, la idea es pensar en conjunto cuál es la figura en la cual pueden sumarse al trabajo de las Ongs y del ejecutivo porque hicimos conocer este proyecto a Cascón cuando estaba en el concejo anterior y él apoyó esta idea y desde la intendencia también".

Aclaró que la idea es que las tierras sigan perteneciendo al dominio nacional, "la idea no es cambiar eso, sino compatibilizarlo", puesto que consideró que es totalmente compatible el uso que ellos necesitan darle a estas tierras para prácticas de supervivencia y demás con algún plan de manejo desde el punto de vista ambiental.

Destacó que es un lugar ambientalmente y en cuanto a recursos, muy importante y "probablemente futura fuente de agua potable para el oeste". Insistió en que "son claramente no construíbles gran parte de estos territorios pero la madre de estos problemas que podría ser el cambio de dominio, no está en nuestras manos".

Comentá la nota