Convocan a una marcha en defensa de la vida y en contra de la subestación Rigolleau

Agrupaciones sociales, ambientalistas, políticas, religiosas y gremiales de Berazategui convocan a una “Gran Marcha Por La Vida - Fuera la subestación Rigolleau del casco urbano” para el próximo lunes a l7. Anunciaron que la concentración será en la esquina de la calle 21 y 145.

A continuación difundimos el comunicado difundido por los Vecinos Auto convocado: “Después de estar prácticamente sitiados durante 7 días por alrededor de 400 efectivos de seguridad de toda la provincia de Buenos Aires (policía e infantería), el lunes 23 de febrero Edesur se retira del barrio con su custodia policial, frente a la resistencia de más de 300 vecinos que salieron espontáneamente a decir Si a la Vida No a la Contaminación, Fuera la subestación Rigolleau del casco urbano.

El dia 17 de febrero en horas de la madrugada, la multinacional Edesur se hace presente en el barrio protegida y custodiada por las fuerzas de seguridad que deberían cuidarnos, en un despliegue desmedido de fuerza cuya orden era garantizar que las obras se lleven a cabo protegiendo los bienes de la empresa, frente al pacífico reclamo de los vecinos.

Los efectivos cortaron las calles durante siete días para trabajar desde la calle 142 hasta la calle 139, tratando de remendar los trabajos realizados en el 2006 sin respetar, nuevamente, las medidas de seguridad, quedando bien en claro que las obras no estaban bien hechas, como denunciáramos en su momento. Trabajaron aún de noche y bajo la lluvia, sin la supervisión del ENRE ni otra autoridad competente.

El tránsito se vio desviado, los vecinos no podíamos circular libremente por las veredas de nuestro barrio, y solo después de que una vecina de 80 años sufriera traumatismo en el hombro tras caer al suelo por ser embestida por un efectivo de seguridad fue que aminoró la presión para circular por el lugar. Asimismo, los vecinos fuimos filmados y fotografiados por los efectivos policiales y por personal de civil, que además recorrían la zona constantemente día y noche.

La situación fue más que tensa desde un principio; la intimidación de las fuerzas de seguridad (amenazas e improperios dirigidos hacia los vecinos) y la actitud prepotente de la empresa, que llegó a romper el medidor de una vecina para usar su luz durante la noche, sumados a los cortes de luz, por momentos hizo temer el desencadenamiento de una violenta represión policial. Los vecinos tememos que esta situación se repita cuando la empresa vuelva a terminar con las obras, como ya ocurrió el 5 de mayo de 2006.

Mientras todo esto ocurría, el Intendente Juan J. Mussi, quien en noviembre de 2009 volvió a aprobar la obra anulando su propio decreto, al igual que el Juez Adolfo G. Ziulú que falló en favor de la empresa y a quien remitiera la causa nuevamente el Fiscal de Berazategui, estaban de vacaciones.

Nunca se hizo un estudio epidemiológico a los vecinos afectados por la subestación Sobral de Ezpeleta, ningún profesional de la salud se hizo presente en el lugar ni visitó a las personas afectadas; a esto se suma la existencia de estudios a nivel nacional e internacional que evidencian que la contaminación electromagnética está asociada a distintos tipos de cáncer y a la leucemia infantil.

Invocando el Principio Precautorio por respeto a la vida y nuestro derecho a un medio ambiente libre de contaminación exigimos el trasaldo definitivo de la subestación Rigolleau fuera del casco urbano.

Seguiremos luchando por la vida de nuestros hijos y por el futuro de las generaciones venideras y haremos responsables de las consecuencias que deriven de esta situación a las autoridades que autorizaron esta obra y a la empresa.

La vida no se negocia ni se vende se defiende”.

Comentá la nota