Convocan a empresas para que se hagan cargo del transporte por un año

Dentro de 10 días se sabrá qué compañías están interesadas. La idea del Municipio es que la firma, que obtenga el permiso precario, empiece a trabajar el 1 º de enero.
La Intendencia de San Luis decidió convocar a empresas de transporte para que se hagan cargo del servicio urbano de pasajeros por todo el 2009. El Ejecutivo tomó la medida luego de que fracasara la negociación con la concesionaria Saisa para que permanezca un año más, a cambio de un plan de renovación de unidades. Antes del 20 de diciembre se conocería el nombre de la compañía que deberá cubrir los recorridos de las 10 líneas actuales con un boleto a $1,50.

“Se ha llegado a un punto límite”, dijo ayer en conferencia de prensa el secretario de Transporte Guillermo Godoy en su intento de justificar el llamado a “compulsa de precios” para el lunes 15 de diciembre a las 10, a la que también podrá presentarse Saisa. La fecha había quedado establecida un día antes en el decreto Nº 911 que suscribió la jefa comunal Alicia Lemme y que contiene un “mini pliego” licitatorio.

La normativa de 19 carillas, a la que tuvo acceso El Diario de la República, habilita a la Secretaría de Transporte a cursar invitaciones a las transportistas del medio local y nacional para que presenten una “propuesta integral” del servicio en sobre único cerrado. Sin embargo, Godoy aseguró que los sondeos de algunas firmas del rubro alimentan la esperanza de contar con un “servicio mejor” al que presta Saisa.

El funcionario aclaró que la empresa ganadora obtendrá un “permiso precario” similar al que desde abril de 2007 posibilita a María del Rosario a cumplir el corredor sur de la ciudad. La medida de carácter excepcional responde a la intención del Municipio de contar con la concesionaria, que surja del segundo proceso licitatorio, en funciones desde el primer día del 2010.

La permisionaria no sólo deberá mantener los recorridos, los horarios de prestación y el costo del pasaje. También tendrá la obligación de absorber a los empleados de Saisa, de abonar a la Comuna el canon del 3% sobre la recaudación mensual, de someter las unidades a revisiones técnicas periódicas y de contar con “el mejor equipamiento de la provincia”, según deslizó el propio Secretario de Transporte.

El decreto no especifica la cantidad de colectivos que deberán reunir las interesadas. “Lo dejamos abierto a la oferta porque el número de vehículos dependerá de si las unidades propuestas son chicas o grandes”, puntualizó Godoy sobre una flexibilidad que también se advierte en el nuevo pliego licitatorio, que obtuvo sanción a principio de noviembre, fue promulgado la semana pasada, pero todavía no se publicó la convocatoria pública nacional.

Saisa, hasta el 31 de diciembre

Para el Municipio, la falta de precisiones de los directivos de Saisa provocó la ruptura de la negociación que perseguía la continuidad de la concesionaria hasta el 30 de noviembre de 2009. “Primero la empresa dijo que estaba dispuesta a renovar 12 unidades, luego cambió el número y en otra nota nos dijo que bajaba a 11 sin dar motivos”, dijo un desconcertado Godoy porque en ninguna de las respuestas formales la firma informó qué unidades iba a sacar de circulación, qué capacidad tendrían los nuevos colectivos y cómo iba a implementar el plan de renovación.

La actualización vehicular era considerada vital para la Secretaría de Transporte porque, según su titular, el 68% del parque automotor de la prestataria son modelos `97 y `98 y componen las unidades que “les generan a diario más dolores de cabeza que alegrías”. “Queremos que vengan empresarios que sean serios”, sostuvo como frase aislada que sonó a crítica contra los principales accionistas de Saisa.

Es que al margen de la negociación institucional, hubo otra paralela en el ámbito de la Justicia que tampoco logró avances. En los Tribunales, la Intendencia había interpuesto en agosto una medida cautelar para obligar a la concesionaria a brindar el servicio hasta el sábado pasado, 30 de noviembre, y allí creó el antecedente. No obstante en la audiencia reciente el Ejecutivo sólo logró la garantía -ya estaba por la vía administrativa, aseveró Godoy- para seguir con la prestación, pero sin inversiones.

Por eso el secretario de Transporte manifestó que Saisa trabajará hasta el 31 de diciembre y que antes de esa fecha deberá indemnizar al personal. Aunque dejó abierta la posibilidad a que se quede por más tiempo si no los convence ninguna de las ofertas que se presenten a la compulsa de precios.

Comentá la nota