Convocan a una cumbre mundial sobre Yemen

Brown quiere reforzar la lucha contra Al-Qaeda
A una semana del atentado fallido contra un avión comercial norteamericano, que podría haberle costado la vida a 278 personas, el primer ministro británico, Gordon Brown, convocó ayer a una conferencia internacional en Londres centrada en la amenaza terrorista en Yemen, bastión de Al-Qaeda donde recibió entrenamiento el nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab.

"La comunidad internacional no puede negar a Yemen el apoyo que necesita para combatir el extremismo", declaró Brown.

La cumbre, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), se celebrará el próximo 28, en paralelo a la que tendrá lugar ese mismo día sobre el conflicto en Afganistán.

El primer ministro británico dijo en su página web que, entre otros países clave, quiere invitar a la reunión a Arabia Saudita y los Emiratos Arabes. "He dicho anteriormente que Yemen, tanto incubadora como refugio del terrorismo, representa una amenaza regional y global", afirmó Brown.

El premier británico recordó que su país ya tiene comprometidos unos 150 millones de dólares de ayuda a Yemen, lo que lo convierte en uno de los principales donantes al país. Además, colabora con las autoridades yemeníes para entrenar a unidades antiterroristas.

El anuncio sobre la conferencia se produce después de que la prensa norteamericana informara que la Casa Blanca analiza la posibilidad de lanzar una ofensiva militar contra las bases de Al-Qaeda en Yemen.

El terrorista Abdulmutallab, de 23 años, que pretendía hacer estallar un avión de Northwest Airlines en el aire, confesó que había sido instruido en Yemen.

En tanto, dirigentes islámicos somalíes del grupo Al-Shabaab declararon ayer en Mogadiscio su intención de ayudar militarmente a los grupos de Al-Qaeda que operan en Yemen, sobre todo en el caso de una intervención militar de Estados Unidos. "Estamos listos para atravesar el mar y socorrerlos", declaró Sheikh Muktar Rabow Abu Mansur, uno de los líderes terroristas, que invitó a todos los árabes a que se unan a la "guerra santa", informaron numerosos sitios somalíes.

Fallas de seguridad

Mientras tanto, fuentes del gobierno norteamericano informaron ayer que el presidente Barack Obama se reunirá el martes en la Casa Blanca con los responsables de las agencias de seguridad nacional para discutir las fallas que permitieron que el terrorista nigeriano quedara a un paso de perpetrar el sangriento atentado.

Obama, que volverá a Washington el lunes de sus vacaciones en Hawai, ya convocó a la Casa Blanca a los secretarios de Seguridad Nacional, Defensa y Justicia, y a los jefes de otras agencias de inteligencia. Según algunas fuentes, no se descarta que algunos miembros del equipo de seguridad puedan perder sus cargos, entre ellas la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, y el director nacional de Inteligencia, Dennis Blair,

La Casa Blanca enfrenta fuertes críticas por las fallas de de inteligencia en el caso del frustrado atentado de Detroit. El miércoles pasado, la prensa reveló que el padre del terrorista había advertido a la CIA sobre la peligrosa radicalización de su hijo y que dos agentes poseían información de que Al-Qaeda estaba preparando en Yemen a un "nigeriano" para atacar a Estados Unidos.

Comentá la nota