Convocados por el Arzobispo, vuelven a reunirse funcionarios y trabajadores de la salud

En medio de fuertes enfrentamientos, donde los trabajadores tomaron el Hospital Avellaneda por los descuentos de sus haberes, y la posición intransigente del gobierno, desde las 16 se sentarán en la mesa del diálogo convocada por Monseñor Villalba y poder encontrar una solución al conflicto que tiene más de tres meses.

Los trabajadores de la salud autoconvocados y los funcionarios del Poder Ejecutivo provincial volverán a reunirse en el marco de la convocatoria realizada por el Arzobispo de Tucumán, Moseñor Luis Villalba con el objeto de encontrar una solución al conflicto desatado ante el reclamo de los empleados ante la falta de respuestas a los reclamos salariales y laborales.

En la jornada previa al encuentro se produjeron hechos, que fueron tildados por los trabajadores como "una provocación" por parte del gobierno.

La situación se planteó en horas de la mañana de ayer cuando los trabajadores del Hospital "Nicolás Avellaneda" recibieron sus boletas de suedos y se dieron con que algunos tenía hasta el 60% de descuento en sus haberes.

Es por ello que los galenos, enfermeros y empleados disidentes decidieron tomar pacíficamente el nosocomio para exigir la renuncia inmediata del director "que permitió por tercer mes consecutivo dejar pasar estos descuentos salvajes", lo expresó Braulio Fanlo, delegado de los trabajadores autoconvocados.

"Es un descuento ilegal y anticonstitucional. Exigimos la restitución de los haberes incautados, ya que hay una situación que atenta el carácter alimentario que impide que se lleve el pan a nuestros hijos", lo dijo Fanlo.

Los trabajadores, en las puertas del hospital, exigían la "renuncia del Director del Avellaneda y de los responsables políticos de esta situación".

"A un día del encuentro convocado por monseñor Villalba entre el Gobierno y las trabajadores, este descuento en los sueldos constituye una provocación, un apriete muy grave del gobernador (José) Alperovich", lo expresó Fanlo, al tiempo que puso en duda el conclave al decir que "esta actitud hace estallar la mesa de diálogo".

Finalmente, el referente aseguró que "la medida de fuerza (la toma de los hospitales) que se realiza de manera pacífica, garantiza la atención de los pacientes, podría extenderse en a otros hospitales públicos de la provincia, donde también recibieron la desagradable sorpresa de los descuentos de sueldos por tercer més consecutivo".

¿Por qué se enojan?", le preguntó Alperovich a los médicos

El gobernador José Alperovich, en su encuentro habitual con la prensa, al serle consultado sobre la situación con los trabajadores de la salud autoconvocados y los hechos que se producían en el Hospital "Nicolás Avellaneda", casi minimizándoles dijo "este hecho es lo mismo de antes, están como siempre".

"¿Por qué se enojan? No puede ser que el que no trabaje cobre, debería sentirse mal", lo explicó el mandatario.

"Un médico habría encerrado a un director de un hospital, le habría puesto candado y habría roto vidrios, pero ya se hizo la denuncia al fiscal, fue una sola persona", dijo el gobernador al referirse a lo sucedido en el hospital, agregando que "estamos en democracia, donde todos tienen derecho a protestar, hay que tener límites".

Asimismo confirmó la presencia de los interlocutores del Gobierno en el cónclave de hoy en el arzobispado.

Finalmente Alperovich volvió a reconocer el trabajo de los profesionales al decir que "gracias a los médicos y los enfermeros la salud ha cambiado en Tucumán, bajaron la mortalidad infantil, la materna. La revolución en salud fue de la mano de ellos".

Comentá la nota