La CTA convoca a paro otra vez por Sobisch

Los gremios estatales paran 24 horas y se movilizan, el jueves, día en que prestaría declaración indagatoria el ex gobernador Jorge Sobisch, en la causa por los incidentes entre docentes y la UOCRA en Huincul. Señalan el hecho como un antecedente del caso Fuentealba. Y van a fondo contra la "judicialización de la protesta".
La CTA irá en Neuquén al paro y movilización el 24, día en que el ex gobernador Jorge Sobisch prestaría declaración indagatoria ante la Justicia en el contexto del proceso judicial que investiga incidentes entre docentes y representantes de la UOCRA, en Plaza Huincul, durante un corte de ruta.

Así se confirmó este lunes, incluso con la presencia de Víctor De Genaro, el dirigente nacional, de Julio Fuentes, y de los titulares de los principales sindicatos neuquinos adheridos a la central obrera, como ATE, ATEN y SEJUN.

Las consignas que se esgrimen para el acto del jueves son por "una Justicia Independiente; por la adecuación del artículo 70 del Código Procesal Penal de Neuquén; contra la Judicialización de la Protesta Social; y por el desmantelamiento de los grupos especiales, según lo establece la Constitución Provincial".

Los gremios además convocaron a concentrarse en el Monumento al General San Martín a las 11 de la mañana, y propusieron marchar al Tribunal Superior de Justicia. El argumento para esta decisión es reclamar centralmente un recurso de casación para la causa Fuentealba, tanto I como II.

Señalan los sindicalistas que el ex gobernador Jorge Sobisch fue llamado por la Justicia a prestar declaración indagatoria como presunto autor de los delitos de "abuso de autoridad" o "incumplimiento de los deberes de funcionario público", porque "impartió a la policía provincial la orden de no actuar frente a una inminente agresión decidida por un grupo de personas que en su mayoría llevaban colocados cascos amarillos".

Destacaron además que "el 19 de abril de 2006, en el acto por el 49 aniversario de la Policia Provincial", Sobisch afirmó que "el jefe político de la policía soy yo, y la responsabilidad de no actuar de la fuerza tiene nombre, apellido y responsable: Jorge Sobisch".

Sostienen que "el plan de represión" sostenido por la gestión Sobisch, es una "muestra clara de la utilización del poder de represión del Estado para disciplinar la protesta social, generada por la política puesta al servicio de las corporaciones del poder económico".

Comentá la nota