La convivencia en el oficialismo se complica

La convivencia en el oficialismo se complica

La  “familia electoral” del Frente Cambia Mendoza volvió a mostrar que la convivencia no siempre es fácil. Los intereses partidarios (y electorales) dejaron nuevamente en evidencia los límites y los forcejeos entre los partidos integrantes, que defienden todavía la armonía y descartan, por el momento, separaciones.

 Claro que la definición de continuar o no la deberán tomar en los próximos días. 

La votación de la reforma electoral, el miércoles pasado,  volvió a enfrentar a dos partidos integrantes con la disposición del gobernador, Alfredo Cornejo. Guillermo Pereyra, del Frente Renovador, votó en contra del proyecto, mientras que Marcos Niven mostró sus diferencias y amagó con la negativa, aunque al final dio el voto positivo clave. 

La historia ya es conocida, pero dejó algunas lecturas hacia el interior del frente, que deberá definir cómo continúa en los dos años y medio que le resta como oficialismo, y con una elección en el corto plazo.

Es sabido, en este sentido, que si Cornejo decide unificar  las elecciones provinciales con las nacionales (el escenario más probable), algunos integrantes de Cambia Mendoza deberán decidir si continúan en “la familia” o se cambian de domicilio. 

El plazo para hacerlo es el 14 de junio, día que se oficializan los frentes. También analizan si integran una sola lista, con variedad de partidos entre los candidatos, o compiten internamente.

En este sentido, los más comprometidos son el Frente Renovador y Libres del Sur, que a nivel nacional están fuera de Cambiemos y con una posible alianza entre ellos que parece madurar. Los otros integrantes son el Partido Demócrata, el Pro, y la UCR, unidos fuera del límite provincial.

Los “no” a Cornejo

La ley electoral, así como otros temas clave, volvió a mostrar las diferencias en el frente. El día después a la votación apretada, el “díscolo”  que hizo peligrar la aprobación del proyecto hizo sus reflexiones y proyectó su futuro en el espacio en común.

“Cuando tenemos que disentir, lo hacemos porque no somos co-gobierno ni co-gestión. Formamos un frente y hemos apoyado hasta acá, pero en este tema teníamos diferencias con la paridad de género en las listas. Esta es una  bandera innegociable para el Frente Renovador”, explicó Pereyra.

Más allá de las respuestas formales, en la Legislatura confirman que las molestias de ambos lados existen. “El Frente Renovador es bueno para juntar votos, pero parece que no podemos disentir, porque sino somos díscolos”, se quejó Pereyra antes de votar el miércoles.

Ante esto, y con la negativa, el presidente de la Cámara de Diputados, Néstor Parés, contestó: “Si está tan convencido (por Pereyra), que ponga la paridad en el CEC (Centro de Empleados de Comercio). Si jugamos, hagámoslo en todos los organismos”.

Otro que hizo peligrar su apoyo fue Niven, que dio su afirmativo pero dejó sus notas de reclamo. “Nosotros como partido político participamos de Cambiemos y Cambia Mendoza. Yo no he faltado a ninguna sesión y creo que no hace falta que diga si estoy o no, lo certifica mi voto semana a semana. No hay ni una sola ley que me puedan endilgar que no salió por responsabilidad mía o de mi partido”, señaló el diputado demócrata luego de enumerar sus disidencias en el recinto.

Tanto Pereyra como Niven, mostraron sus diferencias en la discusión por el ítem Aula. 

Otro aliado que alguna vez dijo que no es el senador Ernesto Mancinelli, que ha acompañado los diferentes proyectos oficialistas pero se diferenció en la votación del candidato a la Corte José Valerio. “Creo que el gobierno de Cornejo nos ha contemplado  en las diferentes discusiones”, describió. 

En cambio, el diputado del Pro, Pablo Priore, calificó la relación como “perfecta” y dijo que “las diferencias conceptuales que tenemos, las discutimos hacia adentro”. En este sentido, recordó discrepancias en la discusión por la Inspección General de Seguridad y las leyes de Avalúo e Impositiva.

El cambio del cambio 

Las elecciones legislativas obligarán a definiciones en los partidos “aliados” al radicalismo. El que está más comprometido y arriesga su permanencia es el Frente Renovador, aunque todavía no hay ninguna decisión tomada.  

“Nos vamos a reunir con Sergio Massa, Jorge Difonso (intendente de San Carlos) y miembros de la mesa partidaria para tomar la decisión”, postergó Pereyra.

Si bien prefirió no inclinarse para ningún lado, no son muchas las opciones si las elecciones son simultáneas, ya que no irán en el frente de Cambiemos. Un tema aparte es el funcionamiento en la Legislatura: Pereyra dio a entender que, más allá de si comparten espacio o no en el cuarto oscuro, seguirán funcionando como interbloque.

La misma situación atraviesa Libres del Sur. En la provincia, analizan cómo resolver la situación en el cuarto oscuro, si las elecciones nacionales y provinciales son el mismo día. “Si bien tenemos que definirlo, lo más probable es que vayamos en la misma lista”, señaló Mancinelli. Aunque a nivel nacional, Libres del Sur se muestra cerca de Massa.

Niven también dio por sentado su permanencia, pero dijo que el partido analizará cómo irán en las listas. “Está la opción de ver si se arman listas por dentro y podamos competir junto a algún otro socio en las PASO. Tal vez esa sea nuestra opción”, señaló Niven. 

Priore, del Pro, dijo que si bien en su partido está idea la de competir internamente, será la “última” opción. "Estamos convencidos de que tenemos que lograr ir con listas integradas”, opinó.

Malena Galmarini, crítica por la paridad de género

Aunque era una actividad programada desde hace tiempo, justo coincidió que después del voto negativo de Guillermo Pereyra a la reforma electoral, ayer estuvo en la provincia la esposa de Sergio Massa reclamando la paridad de género en la política.

“Es una visita que teníamos programa hace un tiempo, para acompañar a Guillermo, a Jorge (Difonso) y a la gente de La Renovadora. Dio la casualidad que ayer surgió esta desilusión, de que no se incorporaron a la reforma política y electoral enviada los artículos de paridad de género. La desilusión fue mayor ya que no era una demanda del Frente Renovador, sino la inquietud de muchos sectores de Mendoza. Pero los radicales y el Pro decidieron que no”.

La esposa de Massa estuvo junto a José de Mendiguren, en distintas actividades. Galmarini dio una charla de paridad y violencia de género y, más allá de criticar abiertamente al gobierno de Cornejo, se reunió con la vicegobernadora, Laura Montero, a quien consideró una “activista en las cuestiones de género”.

Comentá la nota