CONVERGENCIA DA SEÑALES DE QUE NO PARTICIPARíA DE LA INTERNA

Clamor: los referentes de la línea mayoritaria del PJ insistirán hoy en la necesidad de que el candidato a senador sea Carlos Verna. Dicen en el mismo espacio que le ofrecieron una diputación a Convergencia, pero el marinismo dijo no.
La Línea Plural decidirá hoy -o al menos empezará la fase más importante de sus definiciones- si pondrá o no toda la carne en el asador con vistas a las elecciones legislativas. Los principales referentes del espacio guardan la esperanza de que el Operativo Clamor que ya está en marcha termine por convencer a Carlos Verna respecto de la necesidad de que sea el candidato a senador.

El encuentro será en terreno conocido de los plurales: la localidad de Uriburu. Se van a encontrar a las 19 horas.

En los últimos días, de acuerdo a lo que plantean referentes de la Plural, hubo una oferta concreta a Convergencia, tratando de evitar las internas: la propuesta fue que el sector marinista ubique al segundo (o segunda) candidato a diputado nacional. Convergencia dijo no y anunció -informalmente- que se ausentará incluso de la interna abierta del próximo 3 de mayo.

Uno de los voceros que tiene Convergencia en el norte provincial, Carlos Ibarra, dijo públicamente que el espacio no irá a las internas. Y aseveró que "para dama de compañía" la Plural tiene a la línea de Roberto Robledo, el Nuevo Espacio de Participación (NEP), que está cerca del vernismo.

La gran incógnita es si Verna aceptará ser candidato a senador en un terreno que se presenta resbaladizo. Aunque por otro lado, sería la única garantía Plural de que Convergencia no se animaría a dar pelea.

De todos modos, Verna enfrentaría una situación por lo menos incómoda: el Gobierno Nacional sabe que no atraviesa por su mejor momento, su alineamiento con el kirchnerismo no está claro, el PJ pampeano aparece fragmentado y en una elección legislativa los votantes suelen "darse permiso" para el voto a los opositores.

Dentro del PJ, aún si Convergencia no participara formalmente, la Plural podría cosechar algunos inconvenientes: el procesado Juan Carlos Tierno, decidido a molestar, no termina de definir si quiere pelear por dentro o por fuera del partido, pero en medio de las confusiones se maneja como pez en el agua y, si Convergencia no participa, es probable que quiera cosechar el voto de los descontentos con el oficialismo. Su contacto con varios punteros convergentes está intacto. Y hasta el propio Marín ha hecho equilibrio, cuidando esas relaciones.

Hay otras situaciones que mantienen al PJ en alerta: en General Pico, el espacio liderado por Alberto "Atu" Balent quiere hacer de las suyas. Sus representantes aparecieron por el PJ a buscar las planillas para presentar avales. Por otro lado, tienen conexiones con los justicialistas que intentan ser referentes de Rodríguez Saá (el ex diputado Darío Hernández es la cara más visible).

Los nombres en danza en el PJ ya son conocidos. Tratan de hacer un equilibrio entre los sectores que forman parte del actual oficialismo. Y además, de presentar algún referente que pueda venderse públicamente como cercano al Gobierno Nacional. Por eso, se da como número puesto al subsecretario Gustavo Fernández Mendía. El núcleo duro de la Plural ve con mejores ojos esa chance que una hipotética postulación de Rodolfo Gazia, a quien miran de reojo.

Lo que está claro es que, por aplicación de la Ley de Cupo Femenino, en las listas no hay lugar para Verna, Gazia y Fernández Mendía. Alguien está sobrando, porque en los dos primeros sitios de las listas para senadores y diputados tiene que aparecer una mujer. Hasta ahora suenan los nombres de la ministra de Bienestar Social Cristina Regazzoli y de la diputada Patricia Lavín. Aunque los seguidores de la ex subsecretaria y ex senadora Carmen Bertone no abandonan sus ambiciones.

Comentá la nota