Convergencia no va a la interna y hoy decide si acepta la diputación

Espacios: las aguas están divididas en el marinismo. Ya decidieron que no pelearán la interna contra Verna pero aún no saben si aceptarán el convite para ponerle nombre al candidato a diputado nacional. Hoy definen. Algunos allegados al ex gobernador creen que no se pueden resignar espacios de poder.
Hoy será la última cita entre los representantes de la Línea Plural y de Convergencia antes de definir si las huestes del senador Rubén Marín aceptan la oferta para llegar a una lista de unidad en el PJ para el 28 de junio. Por la noche, los marinistas tienen prevista una reunión para definir si le ponen el nombre al primer candidato a diputado nacional en la boleta oficialista.

Ayer había discrepancias entre los dirigentes más caracterizados del marinismo. Algunos quieren desairar el convite. Otros, como ya está decidido que Convergencia no irá a la interna del 3 de mayo, pretenden no resignar espacios de poder y aceptar.

El senador Marín hizo silencio de radio durante toda la jornada. Pero hubo febriles conversaciones y negociaciones, después de que el ex gobernador Carlos Verna anunció en Uriburu que buscará la senaduría y la Plural ofertó al marinismo la diputación nacional como prenda de unidad.

En principio, los operadores marinistas avanzaron ayer en la preparación de una cumbre de Convergencia, hoy a las 19:30 horas en Las Viñas, durante la cual se tomaría la definición. Pero en las horas previas se prevén encuentros con las espadas vernistas en la Legislatura, los diputados Juan Ramón Garay y Daniel Lovera.

Ayer ya hubo contactos con los diputados provinciales del marinismo, Blanca Alegre y Mariano Fernández. Este último, según trascendió, es uno de los dirigentes del marinismo que no mostraron simpatía por rubricar el acuerdo con la Plural (ver aparte). De todas formas, él, la senadora Silvia Gallego y una de las hijas de Marín, Varinia, suenan como los nombres a aportar al eventual acuerdo.

Sin embargo, hasta ayer no se habían saldado las discrepancias dentro del marinismo. "La primera impresión sencillamente era no participar de la lista de unidad ni hacer las internas", comentó un allegado al ex gobernador.

"Para algunos, vamos a tener que aceptar porque el cargo de diputado sirve para trabajar a futuro, te deja un espacio político, de poder, porque si no en tres meses no estamos en ningún lado", se sinceró. "Habrá que pensar en los pro y los contra. Hasta mañana (por hoy) es muy difícil adivinar cuál posición puede cuajar", añadió el vocero.

En Convergencia analizaron ayer que el complicado escenario de la elección general provocó que la Plural tuviese que apelar a la carta más fuerte, haciendo jugar al ex gobernador Carlos Verna, el único dirigente incuestionable en la línea mayoritaria del PJ, además de la posibilidad más certera de que al oficialismo no se le escape de las manos la elección de junio.

A pesar de la puesta en escena del lunes en Uriburu, no hubo sorpresas con la postulación de Verna. Desde principio de año se veía venir. "De hecho, nos había advertido antes, en política no se improvisa nada", confió uno de los dirigentes marinistas que participan en las negociaciones.

En Convergencia, además, descuentan que Verna está preparando el terreno para volver a ser candidato a gobernador en 2011 y también para sacarse un posible competidor de encima, el vicegobernador Luis Campo, con el premio consuelo de una banca en el Senado.

Comentá la nota