El convenio de rescate de deudas con el Chaco marcó el camino a otras provincias

El convenio de refinanciación de pasivos suscripto entre el Chaco y el Banco de la Nación fue innovador e hizo que varias provincias se decidieran a emprender el mismo camino, dijo ayer Rafael González, el chaqueño que integra el directorio del BNA. Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Buenos Aires y Santa Fe son algunos de los distritos que ya trabajan en pos de un acuerdo similar o evalúan hacerlo.
González, sobre la operatoria con la provincia, dijo que ya se transfirieron las deudas de un primer paquete de clientes. "Las deudas no se pasan como si esto fuera un jubileo, sino que se analiza deuda por deuda, con la participación del Poder Ejecutivo y de la comisión respectiva que hay en la Legislatura, y el proceso marcha sin ningún inconveniente", sostuvo.

Acuerdo beneficioso

"Es un convenio beneficioso para ambas partes", planteó, y explicó que en el caso de la provincia lo es "porque termina con un problema que no tiene la magnitud del ruido que ha hecho. Se soluciona un problema que es más político que económico. Se transfiere la deuda a un valor que el banco no hubiera podido reclamarles a los deudores. El banco hubiera tenido que reclamarles muchísimo más a los deudores, y eso dificultaba el proceso de cobranza".

En cambio, la intervención de la provincia —explicó— "permite que el banco siga haciendo la cobranza, pero bajo pautas que le entrega el gobierno de la provincia, en el marco de la ley, considerando los casos de una situación social manifiesta. Creo que esto va a servir para separar a los vivos de los que realmente tienen un problema".

"Yo a nadie le voy a esconder que soy peronista, pero objetivamente veo que éste es un gobierno que se ha metido en los problemas, porque la situación de los deudores, de UCAL, no es una cosa nueva. Sabemos que viene desde hace montones de años. Pero Capitanich es un gobernador que enfrenta las cosas, se mete en las cuestiones, y éste es el resultado. Dios quiera que todo ande bien; pero yo prefiero que me critiquen por hacer, que por no hacer", expresó.

Además, dijo que el Chaco, con su planteo, "hizo punta y marcó pautas, y a nuestra provincia la siguieron Entre Ríos, que tiene su convenio en la Legislatura; La Rioja, que ya lo tiene firmado y aprobado por ley; Mendoza, que se está por incorporar; la provincia de Buenos Aires, que lo está por hacer; la provincia de Santa Fe es muy resistente al convenio; pero hubo una reunión del banco con la Federación Agraria donde se les explicó y ellos están dispuestos a demandarle a la provincia que se involucre en la cuestión. O sea que el Chaco abrió camino en este tema".

González recordó que, ni bien asumió como gobernador, Capitanich se dedicó a gestar el convenio con el BNA, que se firmó el 21 de diciembre de 2007. "Eso marca su compromiso con las promesas de campaña y con su dedicación a tratar de salir adelante", consideró.

Los reclamos

del campo

Capitanich, ahora, busca apoyo para el campo chaqueño, para encontrar apoyo financiero que sirva para paliar los efectos de la sequía. González dijo que hay contactos en ese sentido, si bien dijo que en el asunto "se entremezclan varias cuestiones".

"Yo estaría más preocupado por tratar de conseguir asistencia para que la provincia pueda cubrir un eventual bache por la caída de recaudación que pueda producir la crisis. En cuanto al financiamiento del sector privado frente a la crisis, tenemos que distinguir dos cosas. Si alguien quiere financiamiento, lo tiene en el Banco de la Nación y en el Banco del Chaco. No hay problemas de disponibilidad para el financiamiento. Nosotros en la línea para inversiones, capital de trabajo y actividades productivas, estamos desembolsando 50 a 60 millones de pesos por semana. Llevamos casi 3.000 millones de pesos desembolsados en créditos desde la primera quincena de mayo del año pasado a la fecha", indicó.

Esa asistencia —dijo— se da "con muy buen nivel de continuidad. La mora del banco es la mitad de la mora del sistema. Se cuida mucho a quién se da el crédito; pero hay dinero para los desembolsos. Lo que hay que hacer es acudir al banco y explicar la situación. Pero obviamente que el banco no es una ventanilla donde uno dice que necesita algo y pasa a cobrar. Hay que presentar papeles, tiene que generar su garantía, tiene que demostrar la viabilidad de su negocio, porque de lo contrario se convierte en un subsidio que hay que buscarlo por otro lado y no por el banco".De otro modo, advirtió que actuar sin esos recaudos "es volver a cargar las espaldas del Tesoro provincial con cuentas que después a lo largo del tiempo no se pueden pagar".

Los préstamos al Tesoro

González también se refirió a las noticias que dicen que el Banco Nación aportó unos 1.000 millones de pesos para pagar deuda pública, y dijo que "es cierto que el banco prestó al Tesoro, como es habitual que se haga, y no afecta la capacidad prestable del banco al sector privado. Se hace en el marco de las disposiciones del Banco Central para regular los préstamos al sector público".

Además, dijo que hay que tener en cuenta que el Estado "tiene depositada la totalidad de sus fondos de evolución en el Banco de la Nación. O sea que la caja que el banco hace con los fondos del sector público le otorgan una capacidad prestable que permite cubrir períodos en los cuales la necesidad de la Secretaría de Hacienda de afrontar pagos requiere el adelantamiento de fondos. El banco es el agente financiero del Estado nacional, y cumple su rol"."Si bien esto aparece en los medios publicado estos días, es algo que está pautado desde principios de año. Está dentro de los presupuestos del banco y de las previsiones que la misma Secretaría de Hacienda había hecho para este período. Lo que se hizo fue darle negatividad a algo que es positivo, porque en medio de la crisis internacional, Argentina ha tenido reservas para soportarla, un sistema financiero sólido, un Banco de la Nación que se ha recuperado totalmente de la crisis de 2001-2002. Sabemos que hay provincias con problemas, que el Estado debe hacer un manejo ajustado de sus finanzas; pero es la crisis que mejor parados nos ha encontrado", evaluó.

Comentá la nota