Convenio de partes con patrón ausente

El convenio laboral marco en la empresa recuperada por el Estado garantiza el cobro de salarios y deudas, además de estabilidad hasta noviembre de 2011. La apuesta es crear una cooperativa que continúe con la gestión.
Los trabajadores de la empresa Massuh –ahora denominada Papelera Quilmes– firmaron ayer un convenio laboral marco a través del cual formalizaron su nueva relación contractual luego del rescate del Estado. El Fideicomiso de Administración y Financiero gestionado por el Banco Nación –que es la nueva figura legal que ampara a los trabajadores– empleará a los 596 obreros de la papelera hasta el 20 de noviembre de 2011, que es el plazo fijado para la finalización del fideicomiso. Luego de ese período, los empleados apostarán por la conformación de una cooperativa para continuar con la gestión de la empresa. El próximo lunes, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, participará de una asamblea en la planta de Quilmes para explicarles a todos los obreros el nuevo convenio marco, que deberá ser firmado por cada uno de los trabajadores.

El nuevo marco contractual firmado ayer por el Ministerio de Trabajo, Nación Fideicomiso y los trabajadores mantiene la antigüedad, categoría y el salario de los casi 600 obreros distribuidos en las plantas de Quilmes, San Justo y San Luis. Por convenio colectivo de trabajo, los empleados gráficos cobran entre 1700 y 3200 pesos y los papeleros tienen una remuneración que va desde los 1400 a los 2500 pesos.

Desde que Guillermo Moreno, secretario de Comercio, tomó la posta en el consejo de administración de la Papelera Quilmes, los trabajadores comenzaron a recibir parte de la deuda que Héctor Massuh mantenía con sus trabajadores en concepto de sueldos adeudados, aguinaldos y contribuciones sociales. El Fideicomiso que ampara a la nueva papelera se hará cargo de la deuda que va desde enero hasta mayo de este año. El resto deberá ser afrontado por Massuh, en el ámbito del juicio concursal.

En este sentido, el Ministerio de Trabajo ya aportó tres cuotas de 600 pesos del programa Reconversión Productiva (Repro), se entregaron 900 pesos en tickets para adquirir productos en un hipermercado de la zona y 400 pesos en efectivo como adelanto de futuros sueldos. A partir de la nueva gestión, los trabajadores ya recibieron aproximadamente 3000 pesos. "Se firmó un nuevo contrato de trabajo que mantiene todos nuestros derechos. Mientras pasen estos tres años, además de seguir produciendo en la planta, buscaremos la manera de seguir adelante con la papelera, quizás a través de una cooperativa", señaló a Página/12 el delegado sindical Héctor Urbanoviz.

"Los contratos laborales con Massuh se suspendieron y el Fideicomiso se hizo cargo. Si bien ésta es una solución transitoria, el Estado siempre busca una salida permanente para este tipo de situaciones, tal cual ocurrió con la autopartista Mahle", afirmó a este diario Alvaro Ruiz, subsecretario de Relaciones Laborales.

Este lunes, Tomada visitará la planta de Quilmes para informales a todos los trabajadores las condiciones del nuevo convenio. Según adelantaron a este diario desde la comisión interna, "los obreros no tendrán objeciones". "No hay nada que se aleje de la Ley de Contrato de Trabajo, seguimos con todos nuestros derechos", indicó Urbanoviz sobre el convenio rubricado.

Papelera Quilmes ya está produciendo aproximadamente 180 toneladas de papel diariamente. Todas las máquinas están funcionando a tres turnos y en los pocos días de "gestión obrera" ya tienen comprometida la venta de toda su producción por tres meses. Massuh tenía el 20 por ciento del mercado. Los obreros apuestan a recuperar ese nivel de trabajo.

Comentá la nota