Convención Reformadora

La Convención Provincial de la UCR podría reformar su Carta Orgánica, para exigir mayor representatividad a los candidatos, que ahora sólo deben reunir 20 avales para presentar listas partidarias y ratificará su posición sobre los recursos naturales.
Al menos, eso adelantan fuentes partidarias del radicalismo, que ya preparan la sesión de los convencionales, que se llevará a cabo a finales de octubre, posiblemente en Trelew, aunque el lugar no está definitivamente resuelto.

La imposición de condiciones más exigentes a los afiliados que deseen presentar listas, para evitar la actual atomización que sufre la fuerza, va de la mano con otra modificación importante, bastante más delicada, que intenta cortar la posible intervención de otras organizaciones políticas en la vida interna del "centenario partido".

Es que, hoy por hoy, la actual Ley de Partidos Políticos permite tener a los ciudadanos hasta una triple afiliación.

Por ejemplo, un mismo elector puede afiliarse a un partido vecinal; a otro provincial y a un tercero de alcance nacional.

"Con ese esquema, los intendentes del ProVeCh podrían terminar no sólo mandando a votar a sus afiliados de nivel municipal, sino que además podrían colocarnos delegados en el Comité Provincia", reflexionó uno de los dirigentes que ve posible -y peligrosa-, esta alternativa.

Impedir que esto suceda es muy difícil, porque la ley así lo permite, motivo por el cual el imaginar soluciones posibles es uno de los trabajos más arduos y silenciosos que se encaran antes de la Convención, que llegará precedida de los ecos de otro debate durísimo, sobre la explotación o no de los recursos mineros de la Provincia, una cuestión que lleva semana colocada en el centro de la escena.

Para el presidente de la UCR y senador nacional electo, Mario Cimadevilla, la cuestión parece ser simple.

"La Convención -asegura- no va a decir otra cosa que no sea ratificar el pensamiento histórico del partido, que no es otro que el de (Hipólito) Yrigoyen y (Enrique) Mosconi".

Esas dos referencias del pensamiento radical, "sostenían que los recursos naturales deben ser considerados por su valor estratégico y su significado como soporte de la soberanía económica" de la Nación, por lo que "el Estado es el que decide qué, cómo, cuándo y, fundamentalmente, para qué se los explota. Tenemos en ese sentido una posición totalmente diferente al peronismo, que antes de ayer era estatista, ayer fue liberal y ahora es socio de las empresas. No tenemos nada que ver con eso", señaló el dirigente.

"Por eso, todo lo que se habla ahora corre por cuenta de quien lo dice. El radicalismo tiene una posición histórica y la Convención no se va a mover de ahí", lo que anticipa el rechazo a la propuesta "asociativa" del Gobierno, aseguró además Cimadevilla.

Comentá la nota