"En 5' nos convencemos de que somos superiores al rival".

VELEZ / SEBA DOMINGUEZ: El defensor destaca el hambre de ataque del líder, dice que eso los motiva "más que ver la tabla" y lo compara con otros campeones.
Vélez se sacó las ganas de Sebastián Domínguez. Hoy, dado el notable apogeo de Vélez y de sus futbolistas, la conclusión se presume sola: también Sebastián Domínguez se sacó las ganas de Vélez. México lo rebotó y él se quedó con el pase en su poder. La dirigencia buscaba un central y el que siempre añoró andaba penando en rincones. El destino los fusionó y los invitó a un semestre auspicioso: líder, invicto y con la valla menos vencida. Jugó los diez partidos del torneo, con un promedio de 6,20. No recibió tarjetas, un dato que lo viste. Y con su oficio de cuevero, se defendió de los ataques de Olé.

-¿Imaginabas este gran presente cuando llegaste? -Confiaba en el equipo, pero no imaginaba estar tan derechos, invictos, sin que nos hayan convertido muchos goles. El nivel que estamos teniendo no me sorprende, pero sin dudas que de entrada no me imaginaba que todo sea tan color de rosas.

-Y con técnico nuevo...

-Cuando me llamó Christian (Bassedas) me comentó que Ricardo era una muy buena persona y que se iba a adaptar rápido al grupo. Hasta ahora todo lo que me dijo se va cumpliendo al pie de la letra. Y a Vélez le viene muy bien la manera de armar el equipo que tiene Ricardo.

-¿La de mirar el arco rival constantemente?

-Sí, contra Arsenal hubo algunas críticas porque no jugamos los 90 minutos de la misma manera. Pero hay muchos que no sé si miran para atrás y ven que en gran parte del partido defendemos mano a mano, dos contra dos o tres contra tres. Eso es porque arriesgamos. Sabemos que es la única forma de ir al frente y ganar. Creo que pocos equipos arriesgan de ese modo. Muchos no mandan a los dos laterales al mismo tiempo y nosotros, en la mayoría de las jugadas de ataque, tenemos a uno tirando el centro y al otro yendo a cabecear. Además hay pocos equipos que pisan el área rival con cinco o seis tipos como lo hace Vélez.

-¿Cuál es la falencia de este equipo?

-Que generamos entre seis y siete jugadas claras y no las metemos. Ponemos seguido al delantero mano a mano. Si afinamos eso, nos daría más tranquilidad para manejar los partidos.

-¿Por qué es difícil mantener la regularidad?

-Porque nuestros volantes y delanteros, como los laterales, se desgastan mucho. Por eso, los que menos sufrimos somos los centrales y después, en el segundo tiempo, nos toca hacer el gasto y aguantar un poco más las llegadas del rival. Es difícil mantener el ritmo que tiene Vélez durante 50 ó 60 minutos a lo largo de todo el partido. Quizás eso nos falta para ser realmente un equipo de elite.

-¿Es justo que estén punteros entonces?

-Creo que estamos arriba merecidamente, peleando con Lanús y Colón. Me parece que los 22 puntos de Vélez están justificados adentro de la cancha. No somos de esos equipos que ves que en algún momento se van a caer o que ganaron partidos que no merecían ganar. Vamos de menor a mayor con el correr de las fechas y estamos acordes a la puntuación que tenemos.

-Una de las sensaciones que da Vélez es que en cualquier momento te hace un gol, ¿coincidís?

-Sí, a medida que pasan los partidos, adentro de la cancha sentís que algo va a pasar a favor de Vélez. Generamos tanto que en algún momento va a ser gol. Sacan una, dos, tres, pero alguna va a entrar.

-¿Por qué pasa eso?

-Es mucho mérito del equipo, del trabajo de Ricardo y de no conformarnos con la situación en la que estamos, de querer siempre más. Estamos bien, pero hoy el equipo no piensa en el torneo; piensa en que cada vez que entramos a la cancha, van cinco minutos, nos miramos y nos convencemos de que somos superiores al rival, de que podemos generar muchas situaciones de gol y demostrar que somos muy superiores. Eso nos entusiasma mucho más que mirar la tabla; esos cinco o diez minutos que vemos que al rival le entramos por todos lados y le generamos situaciones hacen que el equipo esté donde está ahora.

-¿Ahora hubo un quiebre en el torneo entre los tres de arriba y el resto?

-Es una ventaja importante para los tres porque el torneo es muy irregular y es muy difícil que un equipo te gane seis partidos seguidos. Entonces creo que hoy la esperanza de los que están más abajo es ganarnos a los de arriba en los duelos directos.

-¿Cómo hacen ahora para no relajarse?

-Ahí están el hambre y las ganas. Nunca bajamos los brazos y nunca nos relajamos. Sabemos que en la línea defensiva estamos haciendo bien las cosas y que no sólo nos convierten poco sino que casi no nos llegan con peligro. Tenemos un filtro muy bueno en mitad de cancha y los delanteros son muy ordenados para regresar. Además está en la mentalidad: desde el minuto cero al 95 queremos ganar el partido. Igual sabemos que no tenemos que mirar la tabla y pensar que ya hemos logrado algo. Todavía faltan nueve fechas para ver quién es el verdadero ganador del torneo.

-¿Ya te sentís referente?

-Tenemos referentes en todas las líneas. Están Cubero, el Chapa (Zapata), Rodrigo (López), Maxi (Moralez), que si bien es un jugador que no habla mucho, por características técnicas es líder y referente adentro de la cancha. Emiliano (Papa), después de la Selección, ha pasado a ser más escuchado de lo que ya era. Para mí, en el fútbol los referentes nacen a partir del nivel, no de hablar. Ricardo quiere que haya dos o tres referentes y siempre nos habla de eso pero, más allá de los nombres, en Vélez hay jugadores que tienen mucho compromiso con el momento. Por eso hablamos todos. No me considero el que más hable o el referente junto a Cubero y Zapata. Creo que el plantel en eso es muy igualitario.

-¿Les gustaría tener la presión de ser al que todos le quieran ganar?

-Eso va a llegar dentro de un par de partidos. Por ahora somos un equipo que juega bien, ofensivo, pero no creo que generemos ese respeto de ser "el equipo a vencer". Sí sé que el equipo viene bien y que la gente cada vez se ilusiona más. Hoy sigue siendo mucho más importante ganar un partido en la Bombonera que ganarle a Vélez en el Amalfitani. Queda en nosotros poder generar esa idea en los demás equipos.

-¿La palabra favorito está prohibida?

-Y... no nos gusta porque, históricamente, los que dijeron que estaban para campeones a la larga se terminaron cayendo. Les pasó a muchos equipos en estos últimos años. No hay que hablar, hay que ser lo más humilde posible: el que habla mucho después tiene que demostrar más adentro de la cancha. Eso siempre es una presión extra y nosotros no estamos para sumar otra presión a la que ya tenemos. Estamos merecidamente con estos 22 puntos, primeros, pero como viene el torneo, empatas o perdéis dos partidos y quedaste cuarto o quinto. Las promesas no sirven de nada.

-Para el defensor, ¿tener la valla menos vencida es como para los delanteros hacer un gol?

-Sí, sin dudas. Disfruto mucho más ser la valla menos vencida que hacer uno o dos goles en el torneo. Además no es que sea un defensor muy goleador que digamos, jaja.

-La defensa de Vélez debe ser, por nombre y rendimiento, la mejor considerada del país. ¿Vos también lo ves así?

-Y... sí, la adaptación mía es producto de eso también. Estoy rodeado por tres jugadores que me hacen las cosas más fáciles. Hoy Cubero y Razzotti, para mí, son los jugadores más inteligentes del fútbol argentino para ubicarse dentro de la cancha. Muchas veces corren la mitad que el resto y recuperan la misma cantidad de pelotas. Nico (Otamendi) es un jugador que te soluciona muchas cosas. Esto me hace acordar mucho a Newell's, cuando jugué con Maidana, Ré y Rosada porque todos tienen características parecidas. Si los comparas a esos tres con estos tres, da un rendimiento similar al que tuve en Newell's con el que tengo acá. Mismo en Estudiantes tenía a Alvarez, Alayes y Braña, que también son similares a Poroto, Nico y Franco. Un lateral que no sale tanto, un volante que es muy ordenado y un central que es sólido en la marca. Esas son cosas que hacen que uno se preocupe menos y el trabajo disminuya.

-Está bueno que los compares con ese Newell's y ese Estudiantes...

-Jaja, y sí. Los dos fueron campeones, así que ojalá que este termine de la misma manera. Sería lo ideal.

Comentá la nota