Convalidaron la construcción del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias

El Concejo aprobó ayer el acuerdo por el que la Nación se comprometió a construir un edificio y la Provincia a equiparlo para crear en Mar del Plata un centro médico de mediana complejidad. La comuna deberá hacerse cargo de su funcionamiento.
El Concejo Deliberante convalidó ayer por mayoría la firma de un acuerdo con la Nación y la Provincia de Buenos Aires para construir un centro médico de mediana complejidad en el predio de la vieja estación de cargas de la avenida Juan B. Justo y San Juan. La decisión fue adoptada tras un extenso debate y contó con el apoyo del bloque de Acción Marplatense, El Frente Nacional y Popular Marplatense y los concejales Verónica Beresiarte (FpV) y el justicialista Ricardo Alonso. En tanto el interbloque de Acuerdo Cívico y Social si bien se manifestó a favor de la construcción del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias se alineó tras un proyecto de su autoría, en el que entre otras cosas, exigió que la comuna realice durante los próximos años una fuerte inversión para asegurar el mejoramiento del servicio de atención primaria.

El oficialismo no ocultó su satisfacción con la aprobación de este proyecto.

El concejal de Acción Marplatense Santiago Bonifatti consideró durante el debate que el nuevo establecimiento médico será una de las "obras más emblemáticas" realizadas durante la actual gestión municipal y sostuvo su funcionamiento permitirá "jerarquizar y complementar" la tarea que la comuna ya cumple a través de sus salas y centros de salud.

Asimismo subrayó que el CEMA otorgará la posibilidad de mejorar la situación sanitaria de los marplatenses ya que asegurará el acceso a una serie de prestaciones esenciales para prevenir y tratar numerosas enfermedades. Según explicó, el establecimiento dispondrá de especialidades tales como cardiología, nefrología, urología, oftalmología y odontología, entre muchas otras, además de prácticas de laboratorio.

Según Bonifatti, de este modo los vecinos podrán recibir una atención médica superior a la de nivel primario, lo que evitará que muchos lleguen a los hospitales con enfermedades en un gran estado de evolución.

Durante el debate el concejal trató de despejar las dudas que llevaron al Acuerdo Cívico y Social a tener una postura crítica respecto de ciertos aspectos del proyecto.

Por eso se detuvo a dar garantías sobre las posibilidades de la comuna de hacerles frente a los gastos corrientes que demandará el establecimiento, recordando que días atrás el secretario de Economía y Hacienda, Mariano Pérez Rojas, presentó un informe donde describió de qué manera podrían ser cubiertos esos costos, estimados en unos 4 ó 5 millones de pesos anuales.

Desde el interbloque, la jefa de la bancada radical, Cristina Coria, si bien planteó una posición favorable a la convalidación del acuerdo, enumeró cuáles son las dudas que aún persisten en su bancada. Concretamente dijo descreer de que la comuna pueda solventar con sus propios recursos al CEMA y se refirió a las dificultades que podría encontrar el municipio para reclutar a profesionales de la salud que estén dispuestos a trabajar en el lugar, haciendo alusión a la "inexistencia" de una carrera jerarquizada dentro de la comuna y a las bajas remuneraciones.

Además remarcó la necesidad de no desproteger a los servicios que ya se ofrecen a través de las salas y centros de salud. "No podemos poner en riesgo nada de lo que ya existe en atención primaria", subrayó.

El proyecto para construir el CEMA cobró forma en mayo, cuando el intendente Gustavo Pulti firmó un acuerdo político en vísperas de las elecciones con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández y el gobernador Daniel Scioli.

Allí se estableció, entre otras cosas, que la Nación aportaría 28 millones de pesos para construir el edificio y que la Provincia se ocuparía de equiparlo, con una inversión de unos 6 millones de pesos.

En este caso, el papel del municipio sería el de hacerse cargo de los costos de funcionamiento del nuevo centro médico, entre los que figuran los gastos de mantenimiento, personal e insumos.

Según el Departamento Ejecutivo, tras haber obtenido la convalidación del acuerdo en el Concejo, ahora se podrá trabajar junto a la Nación en el llamado a licitación para la construcción de la obra edilicia.

En su momento el secretario de Salud de la comuna, Alejandro Ferro, había señalado que si no existen contratiempos en ese proceso, las tareas podrían dar comienzo el año próximo para que el edificio sea inaugurado en el transcurso de 2011.

Reclamo del personal

de Salud municipal

El médico pediatra Daniel Ridolfo ocupó ayer la Banca 25 del Concejo Deliberante en representación de la Asociación de Profesionales de la Salud (Cicop) para plantear cuál es la situación en la que se encuentra el sistema de atención primaria del municipio y reclamar mejoras laborales para quienes se desempeñan en las salas y centros de salud de la ciudad.

Concretamente, Ridolfo pidió la "jerarquización" de la carrera profesional y mejores remuneraciones para el personal del área, asegurando que mientras no se logren avances en ese sentido al municipio le resultará muy difícil reclutar profesionales para prestar servicios.

Según explicó, a causa de "la falta de una carrera y las bajos salarios" que paga la comuna, varios especialistas ya abandonaron sus cargos, poniendo como ejemplo que en los últimos meses presentaron sus renuncias la radióloga y el cardiólogo del Centro de Salud Nº 2. Ridolfo planteó la necesidad urgente de mejorar las condiciones laborales en el área, sobre todo, si el gobierno tiene el propósito de poner en funcionamiento un nuevo establecimiento dedicado a la atención médica de mediana complejidad

Comentá la nota