Contundentes argumentos contra la continuidad de Aguas de La Rioja

A tres meses de la intervención a Aguas de La Rioja, el Gobierno provincial sumó nuevos argumentos a favor de la rescisión del contrato con la concesionaria del servicio de agua potable en esta Capital, Chamical y Chilecito.
Según un informe oficial, mientras la empresa pretendía renegociar el contrato para percibir 3.200.000 pesos mensuales por operar el sistema, la actual intervención logró este cometido con un millón de pesos menos aproximadamente. La cifra incluyó el costo de la energía eléctrica necesaria para extraer el agua de las perforaciones y mientras la concesionaria no invertía en la reparación y el mantenimiento de los pozos, la actual gestión estatal, en la capital, destinó 1.200.000 pesos a la puesta en funcionamiento de 11 perforaciones y se repararon otras seis.

"Cuando la empresa no trabajaba ni en un pozo, la Provincia se puso al hombro 17 en tres meses", dijo un funcionario de la intervención.

En Chamical, la "intervención tomó drásticas medidas para garantizar la provisión del servicio ante años de inacción y desinversión por parte de la empresa y, en Chilecito, debió realizar obras para evitar inconvenientes ante el incremento de la demanda de agua por la temporada estival".

Fuentes de la Intervención señalaron que con el mismo personal de la empresa y la cooperación de la Secretaría del Agua, el servicio se encamina hacia una "progresiva estabilización".

RIESGO DE COLAPSO

El Gobierno provincial, como se había informado decidió intervenir la concesión debido a que Aguas de La Rioja no podía garantizar la prestación del servicio en medio de una gravísima sequía y ante el abrupto incremento de la demanda de agua por la temporada estival.

Los informes de la Unidad de Control Interno (UCI), el Ente Único de Control de las Privatizaciones (EUCOP) y la Secretaría del Agua señalaron que el servicio se encontraba "deteriorado" y que la empresa se encontraba en una "situación económica muy delicada".

Se advirtió que previo a la intervención, "la empresa no invertía en la reparación de las pérdidas de agua, la renovación de las conexiones y el mantenimiento de las redes. Había una importante mora en el pago a los contratistas y las cuentas corrientes con sus principales proveedores estaban cortadas por falta de pago".

El informe al que accedió este matutino, apuntó también que "Aguas de La Rioja no realizaba un correcto mantenimiento, ni siquiera de sus propias instalaciones. Por ejemplo, en "Los Filtros", la planta cloradora era obsoleta y de bajo nivel de seguridad. Tampoco se hacían inversiones para poner en funcionamiento las 13 perforaciones descompuestas y, ante estos inconvenientes, debía intervenir el Estado provincial, a través de la Secretaría del Agua".

"Como si fuera poco: no había un plan para la instalación de medidores en las tres ciudades concesionadas, se había suspendido el programa de análisis de la calidad del agua por falta de pago y el sistema de control a los contratistas, a través de inspectores, era deficitario" añadió el informe. La empresa debió alquilar vehículos pero algunos de ellos estaban siendo retirados por falta de pago y se detectó una elevada deuda previsional con su personal.

También en el informe se hizo hincapié que "en Chamical, Aguas de La Rioja no realizó obras para subsanar la falta de agua provocada por la carencia del recurso en el dique "La Aguadita" y la detección de focos contaminantes en algunos depósitos subterráneos. Y en Chilecito no se realizaron las inversiones necesarias ante las falencias existentes en el sistema de compensación y regulación de la presión del agua en los distintos sectores de la ciudad. Esto, sumado a la obsolescencia de las redes, provocó numerosas pérdidas y el consecuente desaprovechamiento del recurso".

OBRAS Y GESTIÓN PARA ESTABILIZAR EL SISTEMA

En los últimos tres meses, según el documento oficial, el Gobierno provincial, a través de la Unidad de Intervención, reparó 9 perforaciones que estaban fuera de servicio y ordenó la realización de otras dos nuevas que ya están en funcionamiento. La inversión en este rubro ascendió a 1.475.229 pesos, a lo que se sumaron cuatro electro bombas aportadas por la Secretaría del Agua. En este período, la intervención y la Secretaria del Agua también lograron reparar otras seis perforaciones que sufrieron distintos desperfectos.

Además, siguió señalan do el informe, se destinaron recursos al refuerzo de la flota de vehículos, lo cual permitió devolver la operatividad a algunas áreas y se incorporaron cuatro nuevas cuadrillas de operarios a la reparación de pérdidas. También se reparó el camión desobstructor que permitió realizar un mantenimiento preventivo de las redes de cloacas.

Fuentes de la intervención también explicaron que las fuertes inversiones en perforaciones tienen el carácter de extraordinarias, siempre y cuando se hagan periódicas tareas de mantenimiento y monitoreo del sistema.

En Chamical, mediante el trabajo de la Secretaría del Agua, se puso en funcionamiento 9 perforaciones: 3 en el camino de Polco a Santa Lucía, 3 en el barrio Ángel Vicente Peñaloza y otras 3 en la Base Aérea. Actualmente, el mismo organismo está trabajando para incorporar otras 2 en el camino a La Aguadita y una tercera en el hospital "Luis Agote".

En este departamento, la crítica situación demandó la implementación de un plan de racionalización del servicio; pero a partir de la puesta en funcionamiento de las perforaciones, se logró disminuir los requerimientos al dique que está afectado por la ausencia de lluvias en las zonas altas del departamento.

Finalmente, en Chilecito, la Secretaría del Agua puso en funcionamiento una perforación en la avenida de Circunvalación, se realizó una fuerte inversión en la repotenciación de otras dos perforaciones y se construyeron drenajes de captación a la altura de la planta potabilizadora de Santa Florentina. Al igual que en las demás ciudades, también se incorporaron nuevas cuadrillas de trabajadores a la reparación de pérdidas.

Comentá la nota